Novedades editoriales

11 de agosto de 2011

Museo Gregoriano Egizio (Musei Vaticani)


Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos son las galerías y demás estancias de valor artístico propiedad de la Iglesia y accesibles al público en la Ciudad del Vaticano. Muestran obras de una extensa colección de la Iglesia católica. Su base fundacional fue la colección privada de Julio II, que fue elegido papa en el año 1503; más tarde otros papas han ido aumentando las extensas colecciones de que constan estos museos. Este conjunto museístico se compone de diferentes edificios de museos temáticos, edificios pontificios, galerías, monumentos y jardines. A este conjunto de edificios también pertenece la Biblioteca Vaticana, una de las mejores del mundo.

Origen

El origen de los museos vaticanos se configuró a partir de las obras de arte que de manera privada tenía el cardenal Giuliano della Rovere, que cuando fue escogido papa en 1503, con el nombre de Julio II, trasladó su colección al patio del Palacio Belvedere de Inocencio VIII en un gran jardín que se adornó con algunas esculturas, hoy conocido bajo el nombre de Patio Octógono: el Apolo de Belvedere, la Venus Feliz, el Río Nilo, el Río Tíber, la Ariadna dormida y el grupo de Laocoonte y sus hijos, escultura encontrada el 14 de enero de 1506 en la Domus Aurea de Nerón, en la colina romana del Esquilino; fue el arquitecto Giuliano da Sangallo el que identificó la escultura que la adquirió el papa Julio II. Se construyeron nuevos edificios y también pasadizos junto con galerías para unirlos con otros, anteriormente edificados; con el paso del tiempo y el acceso al poder de nuevos papas, se fueron desarrollando y ampliando hasta formar los actuales museos.



Los fondos de arte también fueron creciendo gracias a la tradición de las grandes familias italianas de formar colecciones, ya que estas familias eran las que tenían entre sus miembros cardenales que llegaban al pontificado. Por otro lado, las colecciones de obras de arte se enriquecieron y aumentaron gracias a todos los tesoros de las catacumbas romanas, las obras de la Basílica de San Pedro y de las de San Juan de Letrán, así como de todas las excavaciones arqueológicas realizadas en suelo romano, ya que los terrenos donde está situada la Ciudad del Vaticano, fueron ocupados por los etruscos y posteriormente por el Imperio romano en tiempos de Augusto. En esta zona llamada Jardines de Nerón sufrió martirio san Pedro, y Constantino I el Grande, después de su conversión al cristianismo, hizo construir una basílica hacia el año 326.


Creación de los Museos Vaticanos

La gran etapa constructiva del Vaticano se inició en 1447 con el papa Nicolás V que encargó al arquitecto Bernardo Rossellino el diseño de la nueva basílica de San Pedro y al pintor Fra Angelico la decoración de la capilla Nicolina; fue el fundador de la Biblioteca Vaticana. Sixto IV, en 1471, hizo construir una nueva capilla, la Sixtina, con la decoración pictórica de diversos artistas, entre ellos Sandro Botticelli y Pietro Perugino. En el antiguo palacio de Inocencio VIII, se construyó como acceso a las plantas superiores, desde un extremo del jardín de Belvedere, una rampa helicoidal diseñada por Donato Bramante, que la realizó en la época de Julio II ( hacia el 1505), con un punto de fuga único en la parte superior entre las columnas que son sucesivamente dóricas, jónicas y corintias, con una forma cilíndrica vacía, que van perdiendo grueso y aceleran la sensación de acceso. El papa Benedicto XIV en el año 1740, reorganizó las nuevas salas de los museos Sacro y Profano así como el gabinete de Medallas. Se crearon después los museos Pio-Clementino, proyectado por los papas Clemente XIV y su sucesor Pio VI durante la época de sus papados, comprendida entre los años 1769 y 1799.


La ilustración y los descubrimientos arqueológicos de Johann Joachim Winckelmann, nombrado conservador de las antigüedades romanas y bibliotecario del Vaticano en 1756, dieron como resultado un gran impulso para la exposición de las grandes colecciones que poseía el Vaticano; a partir de entonces y sin interrupción se hicieron trabajos de catalogación para la exposición pública de sus fondos. El siguiente papa, Pio VII, en 1800 encargó a Antonio Canova la organización del museo que lleva su nombre: Museo Chiaramonti, creando la primera sección de la pinacoteca. Fue en 1837 cuando Gregorio XVI inauguró el Museo Gregoriano Etrusco; poco después se fundó el Museo Gregoriano Egipcio (1839). Se fundó también en el Palacio de Letrán el Museo Gregoriano Profano (1844).


A partir de 1870, con el fin del Estado Pontificio, se reorganizó la exposición de las obras de arte en la Iglesia católica y se tomaron nuevas medidas para afrontar los siguientes años, hasta que pasados 60 años comenzó a haber cambios significativos.

En febrero del año 2000 se inauguró la entrada monumental, en el fuerte norte de las murallas vaticanas, cerca de la antigua entrada realizada en 1932 por Giuseppe Momo con una escalera de caracol en rampa, cuya balaustrada fue diseñada por Antonio Maraini y que actualmente sirve de salida del museo.Pío XI en 1932 abrió la Pinacoteca, en la que expuso cuadros sustraídos por Napoleón con el Tratado de Tolentino (1797) y devueltos a raíz del Congreso de Viena (1815) y otras obras de la colección del Vaticano. Se fundó además el museo Misionero-Etnológico (Pío XI, 1927). Unas décadas después se trasladaron al Vaticano las antiguas colecciones lateranenses: los museos Gregoriano Profano y Pío Cristiano (1970) y el Museo Misionero-Etnológico (1973),con los nuevos criterios de renovación del Concilio Vaticano II, en 1973, se fundó la colección de Arte Religioso Moderno bajo el pontificado de Pablo VI así como también el Museo de las Carrozas. También se reorganizaron los museos Gregoriano Egipcio (1989, 2000) y gregoriano Etrusco (1992, 1994, 1996). En esta reorganización se puede también incluir la creación del Museo Histórico, que posteriormente sería dividido en 1985, teniendo su sede en el Palacio de Letrán.


Desde el año 1929 todos los museos y galerías pontificias dependen del Governatorato del Estado de la Ciudad del Vaticano. El Vaticano tiene una política que prohíbe vender las obras de arte, entre las cuales se incluyen 460 pinturas de maestros como Giotto, Caravaggio y Rafael. En el año 2003 la Ciudad del Vaticano tuvo ingresos por el costo de las entradas a estos museos de 3 millones de visitantes.


El enorme flujo de turistas dificulta entrar a los Museos con la puntualidad deseada. Las colas llegan a ser extraordinariamente largas en Semana Santa, ya que en los días más señalados (Viernes Santo y algún otro) los Museos Vaticanos cierran y los miles de turistas llegados a Roma se apresuran a visitarlos en los pocos días de que disponen.

Museo Gregoriano Egipcio

En 1839 se estableció el Museo Gregoriano Egipcio fundado bajo iniciativa del Papa Gregorio XVI, idea del sacerdote Ungarelli, uno de los primeros egiptólogos italianos.

El Museo se formó con antigüedades egipcias adquiridas por los papas desde finales del siglo XVIII y mayoritariamente con antiguos objetos extraídos de excavaciones de esa región, junto a otras piezas que se encontraban diseminadas en el Vaticano y en el Museo Capitolino.


Las piezas que aquí se encuentran provienen de Egipto, Roma y de Villa Adriana de Tívoli, proviniendo algunas de ellas de colecciones privadas. En 1951 durante el Pontificado de Pio XII, se efectuó la donación de la colección de Carlo Grassi de antigüedades egipcias menores, compuesta por bronces de los siglos X al IV a. C., así como el famoso Libro de los muertos.

El interés de los papas por las obras de Egipto estaba relacionado al rol fundamental atribuido a este país con las Sagradas Escrituras en la Historia de la Salvación. El museo ocupa nueve salas divididas por un semicírculo abierto hacia una terraza que cuenta con numerosas esculturas. En dos de estas salas se encuentran objetos encontrados en la antigua Mesopotamia y en el Levante mediterráneo.


Entre las piezas atesoradas en la colección, cabe destacar una máscara de una momia (656 a 332 a. C.), una escultura de Antínoo (117 a 138 d. C.) y el torso del faraón Nectanebo I (380 a 362 a. C.).

En la actualizada el Museo esta organizado en 9 salas temáticas: inscripciones jeroglíficas en estelas y estatuas (2600 a.C.-600 d.C.), trajes funerarios en el antiguo Egipto (2600 a.C.-200 d.C.), reconstrucción del Serapeo de Villa Adriana (alrededor de 131 d.C.), Egipto y Roma (I-II siglo d.C.), obras maestras de la estatuaria faraónica (2000 a.C.-100 d.C.), bronces votivos del I milenio a.C; figurillas de bronce y arcilla del Egipto helenístico y romano, tablitas cuneiformes y sellos de Mesopotamia; vasos y bronces de Siria-Palestina (III-I mil. a.C.); Relieves de Palmira (I-III s. d.C.) y relieves e inscripciones de palacios asirios (883-612 a.C.).

Información para el visitante

Museo Gregoriano Egizio / Musei Vaticani. Viale Vaticano, s/n (00165, Roma).

Museo Gregoriano Egizio

Localización



Horarios

De lunes a sábado de 09:00 horas a 16:00 horas (cierre 18:00 h).

Cerrado domingos, excepto el último de cada mes (con acceso gratuito de 09:00 horas a 12:00 horas, 25 y 26 de dicembre (Navidad o San Esteban), 1 y 6 de enero, 11 de febrero, 19 de marzo, 12, y 13 de abril (Pascua y lunes del Ángel), 1 de mayo (Ascensión), 29 de junio (Santos Pedro y Pablo), 14 y 15 de agosto, 1 de noviembre, 8 de diciembre (Inmaculada Concepción).

Precios

Entrada general: 16€, entrada reducida: 8€, entrada especial colegios: 4€ (la entrada incluye el acceso a los Museos Vaticanos y a la Capilla Sixtina únicamente para el día de emisión).

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line



Exposición temporal: Egitto. La straordinaria scoperta del Faraone Amenofi II (Museo delle Culture, Milano). Del 13 de septiembre de 2017 al 7 de enero de 2018.