Novedades editoriales

12 de mayo de 2020

Los arqueólogos denuncian el traslado de cuatro esfinges de Luxor a la plaza de Tahrir de El Cairo


Durante la última década la plaza Tahrir de El Cairo, el corazón de la rebelión contra Hosni Mubarak, ha mudado de piel mil veces. Una cadena de transformaciones, acordes a los tiempos y la narrativa oficial imperante, que firma ahora su enésima metamorfosis. Hace meses apareció en mitad del cruce de caminos un obelisco, al que se le acaban de sumar cuatro esfinges procedentes del templo de Karnak en Luxor. Un traslado polémico que ha cosechado la oposición de arqueólogos y expertos.

Las figuras mitológicas con cabeza de carnero han asomado por la céntrica Tahrir en plena oscuridad, aprovechando el toque de queda nocturno decretado por el régimen egipcio para detener la propagación del coronavirus. Durante los meses previos, mientras se construía el pedestal en el que han sido situadas, fueron sometidas a una completa restauración.

Las estatuas habían permanecido hasta su viaje a la capital egipcia en el primer patio del templo de Karnak, el gran santuario del dios Amón construido durante más de dos milenios por una sucesión de faraones que buscaron siempre dejar su huella en su monumental recinto. El complejo y su inmenso universo de pilones, estatuas y patios se halla en la actual Luxor, a unos 600 kilómetros al sur de El Cairo. Todas las joyas arquitectónicas de la urbe figuran en el listado de patrimonio mundial de la Unesco desde 1979.

El cuarteto, aunque ya situado en su lugar definitivo, seguirá oculto a la mirada de los transeúntes por unas cajas de madera hasta su inauguración oficial, para la que no se ha comunicado aún fecha. "Cuando vamos a las capitales europea como Roma, París o Londres y también Washington vemos que usan obeliscos egipcios para decorar sus principales plazas turísticas, ¿por qué nosotros no podemos hacer lo mismo?", se interrogó hace meses Jaled el Anani, ministro de Antigüedades y Turismo del país árabe.

De la pregunta del ministro nació un proyecto, el enésimo lifting a Tahrir, que ha suscitado la censura de académicos y expertos. La arqueóloga egipcia Monica Hanna ha presentado una demanda en los tribunales contra el primer ministro, Mustafa Madbuli, y el titular de Antigüedades exigiendo la cancelación de la mudanza de las esfinges. La petición lleva también la firma del parlamentario Haizam al Hariri -uno de los contados políticos rebeldes del hemiciclo- y el abogado Tarek al Awadi.

El órdago legal alega el riesgo que afrontan las esculturas, emplazadas en uno de los puntos con más tráfico de la megalópolis cairota, con 20 millones de almas. Los autores de la demanda, que han rehusado hacer declaraciones a EL MUNDO, muestran su inquietud por la preservación de las piezas en un entorno de elevada contaminación y el daño causado a la integridad del templo de Karnak. Proponen, en cambio, el uso de réplicas, una alternativa empleada para decorar la nueva capital administrativa que se levanta en las áridas afueras de El Cairo.

Los seis órganos de la momia Didibastet, el último misterio de Egipto



Oculta bajo un muro de piedra con 2.600 años de antigüedad y construida al final de un pozo de 30 metros de profundidad que una vez guardó los secretos de un insólito y boyante taller de momificación. Una nueva cámara funeraria ha aflorado bajo las arenas de la necrópolis de Saqqara, a los pies de la pirámide de Unas. Y de sus entrañas ha emergido el ataúd de una mujer llamada Didibastet con un enigma enredado entre sus pliegues: fue enterrada con seis vasos canopos, donde se depositaban los órganos de la difunta, desafiando la tradición conocida de cuatro recipientes.

"Sus seis vasos canopos son una auténtica sorpresa pues la tradición consistía en extraer, embalsamar y almacenar en cuatro recipientes los pulmones, el estómago o bazo, el hígado y los intestinos", reconoce en conversación, Ramadan Badri Husein, director de la misión germano egipcia de la Universidad de Tübingen, que desde hace cuatro años horada el área sur del cementerio de Saqara, un complejo emplazado a unos 40 kilómetros al sur de El Cairo y que -junto a las de Abusir, Saqara y Giza- es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

"Parece que Didibastet había ofrecido o solicitado una forma especial de momificación que suponía guardar todos sus órganos en seis vasos. Es una indicación de su posición socioeconómica", relata el egiptólogo. Una anomalía para una costumbre funeraria, que encomendaba la protección del cuarteto de recipientes a cuatro deidades, los conocidos como cuatro hijos de Horus: Kebehsenuf, Imset, Duamutef, Hapi. Sus nombres asomaban por las tapaderas de los vasos en correspondencia al órgano que cada uno de ellos tenía asignado. Kebehsenuf cuidaba de los intestinos; Imset, del hígado; Hapu, de los pulmones y Duamutef, del estómago.

La misión ha sometido las dos vasijas extra halladas en el ataúd de la mujer a una tomografía computarizada. El análisis preliminar sugiere que ambas guardan tejidos humanos. El radiólogo del equipo trata ahora de identificar los órganos que, fuera de la norma conocida, acompañaron a Didibastet en su vida por el más allá. La fémina y su misterioso embalsamamiento fueron descubiertos en una cámara funeraria, la sexta localizada en el pozo, que compartía con otros tres ataúdes de madera, muy deteriorados por el paso del tiempo.

3 de mayo de 2020

¿Quién fue Makaria?, un nuevo misterio del antiguo Egipto


Makaria. Un simple nombre, en una lápida funeraria a las puertas del desierto, es uno de los misterios y a la vez de las delicias de la última campaña de excavaciones catalanas en el yacimiento de Oxirrinco, 190 kilómetros al sur de El Cairo.

Este invierno, como los últimos 28 años, una expedición arqueológica española ha excavado en ese lugar, uno de los cinco yacimientos más grandes de Egipto, para seguir poniendo piezas del infinito puzle de la historia.

Oxirrinco es un yacimiento fechado entre los años 664 aC y 7dC, y superpone por ello restos de diferentes épocas: saíta (el último momento de apogeo de la civilización faraónica, con capital en Sais), persa, griega y romana. Por ello, la necrópolis –epicentro de las excavaciones de este año– ha sido una mina de sorpresas funerarias, con sistemas de enterramientos que se mezclan unos con otros.

La misión de este año, entre el 14 de febrero y el 14 de marzo, debió acabar a toda prisa por la crisis sanitaria. “Bajamos del avión y nos metimos en casa, por los pelos”, relata la arqueóloga Maite Mascort, egiptóloga del Institut del Pròxim Orient Antic, adscrito a la Universitat de Barcelona y codirectora de la misión, junto a Es­ther Pons, conservadora del Museo Arqueológico Nacional.

La referencia a Makaria está en estudio. Aparece sobre una lápida funeraria escrita en griego en un gran edificio religioso de época cristiano-bizantina, en el que se han recuperado muchos elementos decorativos, ricos en flores y cenefas, así como lámparas y monedas y restos de una canalización de drenaje y, sobre todo, restos de un papiro con una inscripción en griego que podría hacer referencia a un texto paraliterario. Ni un dato más sobre Makaria.

La excavación de este año se centró en la llamada Necrópolis Alta, donde se superponen restos funerarios, desde la Época Saíta hasta el periodo cristiano-bizantino, y donde aparecen un total de 65 individuos, momificados o no, que están siendo analizados para averiguar sexo, edad, posibles enfermedades y modo de enterramiento. Todo eso perfila una fotografía de los últimos momentos de uno de los reinos más fascinantes de la antigüedad. El yacimiento es gigantesco, posiblemente Oxirrinco fue una de las ciudades más importantes de Egipto tras la fundación de Alejandría. “No sabemos ni el perímetro del lugar”, explica Mascort.

26 de abril de 2020

El Proyecto Djehuty halla el ataúd y la momia de una joven que vivió hace 3.600 años con su ajuar


El Proyecto Djehuty, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha hallado en la colina de Dra Abu el-Naga, en Luxor (antigua Tebas), un ataúd antropomorfo de la dinastía XVII del Antiguo Egipto (hace unos 3.600 años). En el interior descansaba sobre el costado derecho la momia de una mujer de unos 15 o 16 años y 1,59 metros de altura con su ajuar: dos pendientes, dos anillos y cuatro collares, uno de ellos de gran valor. El hallazgo se enmarca en los trabajos de excavación llevados a cabo los pasados meses de enero y febrero en Luxor, durante la 19ª campaña de esta misión arqueológica.

El ataúd, de madera pintado de blanco, ha sido descubierto a unos metros del patio de entrada a la tumba-capilla de Djehuty (supervisor del Tesoro y de los trabajos artesanos de la reina Hatshepsut), junto a una pequeña capilla hecha en adobe del año 1600 a. C. El ataúd fue tallado en un solo tronco de árbol, probablemente sicomoro, y mide 1,75 de alto por 0,33 de ancho. Según los investigadores, el ataúd fue abandonado sobre el suelo por saqueadores de tumbas en época antigua. A pesar de ello, fue dejado con cierto cuidado y sin abrir.

Tras realizar una radiografía a la momia dentro de su ataúd, los arqueólogos descubrieron que llevaba dos pendientes en la oreja izquierda y dos anillos (uno en cada mano), uno de hueso y otro de vidrio azul con un engarce y un cordel alrededor del dedo. Sobre el pecho se habían colocado, formando un pequeño montón, cuatro collares de entre 61 y 70 centímetros de longitud. Dos de ellos están hechos con cuentas de fayenza (un tipo de cerámica artesanal con acabado vidrioso) de distintos tonos de azul. Un tercero combina cuentas de fayenza con cuentas verdes de vidrio.

"El cuarto es el más elaborado y valioso, pues está formado por 74 piezas de distintas formas talladas en amatista, cornalina y otras piedras semipreciosas que todavía no han sido identificadas, además de vidrio, y siete amuletos de fayenza. Un halcón de ámbar, representando al dios Horus, parece haber sido la figura central, flanqueado por dos escarabeos (amuletos egipcios con forma de escarabajo pelotero). Sorprende la riqueza del ajuar para una persona tan joven y con un ataúd relativamente modesto", destaca José Manuel Galán, investigador del CSIC en el Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo y coordinador del Proyecto Djehuty.

En la zona de la necrópolis donde se han desenterrado estos objetos se ordenó enterrar a al menos tres reyes de la dinastía XVII y, junto a ellos, a algunos miembros de sus familias y cortesanos de la época residentes en Tebas. "En el yacimiento se ha hallado hasta la fecha una docena de ataúdes dejados sobre el suelo sin protección alguna, algo inusual. Además, el porcentaje de enterramientos infantiles y mujeres es también más elevado que en otras partes de la necrópolis", detalla Galán.

13 de abril de 2020

El Gran Museo Egipcio se retrasa hasta 2021 pero se puede hacer una visita de obras virtual desde casa


La decisión del presidente al-Sisi de retrasar de nuevo la apertura del Gran Museo Egipcio, que estaba prevista para este otoño, a causa de la crisis del coronavirus, ha sido acogida con la natural resignación y comprensión. Cuando Egipto, sacudido ya por la pandemia, ha cerrado sus monumentos al turismo era ingenuo pensar que la inauguración del gigantesco edificio, que arrastra ya un notable retraso, iba a mantener sus fechas. Sin embargo, como consuelo, queda la posibilidad de hacer desde casa una visita de obras virtual en YouTube para irse haciendo a la idea de lo que es ese colosal museo.

El gobierno egipcio ha iniciado una serie de iniciativas para paliar la imposibilidad de viajar en estos momentos al país del Nilo y ofrece una serie de otras visitas virtuales a sus monumentos en la iniciativa Experience Egypt from home. Stay home. Stay safe (tours disponibles en la web oficial del ministerio y en sus redes sociales en Facebook, Instagram y Twitter). La oferta de momento es reducida y en las propuestas del Ministerio de Turismo y Antigüedades no figuran visitas a las pirámides de Gizah o a las grandes tumbas del Valle de los Reyes.

Cada día se aumentan las posibilidades de excursión virtual pero hasta ahora lo que hay en el menú de tour faraónico virtual oficial es entrar en la tumba de Menna, la TT69 (por tumba tebana y su número de hallazgo), en Luxor, y en la de la reina Meresankh III, una mastaba a la sombra de la Gran Pirámide de Keops, en Gizah. La tumba de Menna, una de las más bellas pertenecientes a nobles de la 18 dinastía (1549-1292 antes de Cristo), es un recinto pequeño pero decorado con extraordinarias pinturas en las que aparecen el propietario, escriba y supervisor de los campos del faraón, y su mujer Henuttany. La de Meresankh III, nieta de Keops y quizá esposa de Kefrén, también es una experiencia interesante, pero uno desearía poder utilizar un mecanismo semejante para moverse por los corredores de la Gran Pirámide o los pasillos de la tumba de Seti I.

Otras posibilidades que ofrece el gobierno egipcio son visitar el monasterio copto en Sohag (el denominado Red Monastery), y la sinagoga de Ben Ezra, en el viejo Cairo, ambas con uso prolijo del 3D y la espectacular visión llamada “efecto casa de muñecas”, y la mezquita y madrasa del sultán Barquq, también en El Cairo. A destacar una cuarta visita, sensacional, la de las catacumbas grecorromanas de Kom El Shoqafa, en Alejandría, subida el domingo. El recorrido en 3D es sobrecogedor y permite adentrarse en los distintos nieles del recinto y apreciar cada detalle, como el famoso relieve de la serpiente coronada, de sabor gnóstico y que parece salido de El cuarteto de Alejandría.

Una simpática iniciativa nos lleva asimismo a recorrer el tradicional y tan querido Museo Egipcio de la plaza Tahrir (que afortunadamente para los nostálgicos seguirá funcionando tras la apertura del Gran Museo Egipcio junto a las pirámides, aunque despojado de algunas colecciones como la de Tutankamón), a través de 20 objetos señeros en exposición. La visita se hace de la mano de dos guías voluntariosos, Fatma Abdallah y Walid El-Batouty, que explican piezas como el collar de Pseusenes I (14 kilos de oro) en la sala de los tesoros de Tanis, o una escultura emblemática de Akenatón. En este segundo caso aprovechan para lamentar la ausencia del busto de Nefertiti, llevado a Alemania tras su descubrimiento y cuyo regreso es uno de los anhelos de Egipto y una reclamación perpetua del gobierno.

Es interesante saltar entonces a la página web del Neues Museum de Berlín, donde se encuentra el famoso retrato de la reina y que ofrece un interesantísimo “encuentro virtual” con Nefertiti en el que aparte de poder ver pormenorizadamente el busto en su sala y moverte por ella tienes acceso a un montón de información (alguna un pelín sesgada justificando el tramposo reparto que hizo el descubridor para quedarse con la pieza). Lo que no se puede negar es que en el Neus Museum -al que regresó Nefertiti tras reabrir sus puertas en 2009- la reina tiene unas perspectivas sensacionales: en línea recta en su campo de visión, como puede observarse con el navegador, se yergue una gran estatua procedente de Alejandría del dios Helios desnudo a excepción de un sucinto manto en el hombro. La reina parece sonreír.

Artículo: Jacinto Antón.

Descubren pinturas en el interior de un sarcógafo del Antiguo Egipto tras abrirlo por primera vez en un siglo


Descubren una serie de pinturas dentro del sarcófagode una momia egipcia de más de 3.000 años de antigüedad que ha permanecido cerrado durante más de un siglo.

El hallazgo ha sido realizado por los conservadores del Perth Museum & Art Gallery (Escocia, Gran Bretaña). La momia se encontraba en unas condiciones muy frágiles, tras los sucesivos profanamientos que ha sufrido a lo largo de la historia por parte de los ladrones.

Los especialistas abrieron el sarcófago, que había permanecido cerrado durante más de cien años, con el fin de que frenar el deterioro de la valiosa pieza funeraria, que perteneció a Ta-Kr-Hb, que se cree que fue una sacerdotisa o princesa de Tebas.

Al abrir el sarcófago, los conservadores se sorprendieron al descubrir figuras pintadas en las bases internas. Se trata de representaciones de Amentet o Imentet, diosa egipcia de la muerte. Representada con ropas faraónicas y portando el símbolo de Occidente en la cabeza, era la patrona de las puertas del inframundo.

La pintura muestra a Imentet de perfil derecho y vistiendo su típico vestido rojo. Sus brazos están ligeramente extendidos y se encuentra sobre una plataforma, lo que indica que la representación es de una estatua sagrada o figura procesional.

Los conservadores también han afirmado que la base del ataúd presenta dibujos de la diosa, aunque peor conservados, y que contiene restos de tierra, plantas e insectos. Los investogadores confían en que el análisis científico de este material, y también de la resina utilizada para cubrir las vendas, revelará más detalles sobre la momificación de Ta-Kr-Hb y los lugares donde se mantuvo su cuerpo.

6 de abril de 2020

Egiptología 2.0 nº19 (abril 2020)


Bienvenidos al Nº 19 de la Revista Egiptología 2.0, correspondiente al mes de abril de 2020. En estos momentos duros y complicados por los que todos estamos pasando, no queríamos dejar de trabajar para todos vosotros y haceros llegar este nuevo número, repleto de temas apasionantes y grandes contenidos que esperamos disfruteís.

Abrimos este nuevo número con un artículo de Heródoto de Halicarnaso: Egipto antes de los faraones: el periodo predinástico.

¿Cómo era la tierra del Nilo antes de la llegada de los faraones que la dominarían durante más de 3000 años? Mucho antes de que Narmer se convirtiera en el primer soberano del país unificado, ya se habían desarrollado durante siglos varias culturas locales, aglomeradas en lo que conocemos como el periodo predinástico. Desgraciadamente, el estado actual de las investigaciones arqueológicas, son aún precarias, por lo que no podemos ofrecer una fecha exacta sobre el inicio del periodo predinástico (5300/4400-3300 a.C.). Todo depende de si consideramos que ciertas culturas desarrolladas desde finales del neolítico en el Delta del Nilo, como el Merimdiense o El Omarí, deben estar o no bajo el paraguas cronológico del predinástico.

Dado el objetivo divulgativo de esta revista, no vamos a ahondar en los debates científicos sobre este tema, sino que nos centrarernos en las culturas plenamente predinásticas: el Badariense, el Amraciense el Gerzense, en el Alto Egipto, y el complejo cultural de Maadi-Buto, en el Bajo Egipto.

En la sección de entrevistas, hablaremos con Vicente García Fons, Doctorado en Medicina por la Universidad de Valencia.Actualmente es Profesor Asociado Asistencial de Cirugía de la Facultad de Medicina de Valencia y está adscrito a la Unidad de Patología Mamaria del Servicio de Cirugía General del Hospital Universitario Dr. Peset de Valencia. Es miembro numerario de la Sociedad Española de Senología y Patología mamaria y de la Asociación Española de Cirujanos.

Heródoto de Halicarnaso nos hablará de Egipto, antes de los faraones, conoceremos con Cristina Alba, todos los detalles de la ‘‘bailarina” de Ma´mariya, hablaremos del antiguo Egipto en el cine histórico, de la mano de Julio López, Alberto A. Vela nos comentará todo lo necesario sobre el aprendizaje de la Egiptología en las universidades españolas, María Isabel Cubas nos descubrirá todos los secretos de Ahmes Nefertari, Reina y Esposa del dios Amón, conoceremos todos los rincones del Templo de Debod, con José Antonio Moya Vargas, Gerardo P. Taber nos hablará de Amenhotep III divinizado, conoceremos a Mahierpri, el joven guerrero, con Marta Pérez, Luis Castaño nos explicará todo lo necesario sobre el sistema de medidas egipcio, retomaremos el origen de Kemet con Hipólito Pecci, buscaremos la nariz de la Gran Esfinge de Giza con Cláudia Barros, visitaremos la exposición temporal: ‘‘Mujeres y Hombres del antiguo Egipto’’ y terminaremos visitando las tumbas de los Nobles, en Tell Amarna, con Bartomeu Egea Resino. Todo ello junto con nuestros contenidos habituales y un artículo especial de Alfonso Daniel Fernández: ‘‘Nitocris, ¿realidad o ficción?’’.

Sumario


6. Entrevistas - Vicente García Fons: ‘‘En realidad, nunca pensé vivir de la egiptología’’.

9. Testimonios del pasado - Estatuilla de Bastet.

13. Historia - Egipto antes de los faraones: el periodo predinástico.

19. Arte - “La bailarina” de Ma´mariya.

23. Historia - El antiguo Egipto en el cine histórico: Faraón (J. Kawalerowicz).

28. Egiptología - La enseñanza de la Egiptología en las universidades españolas: Una asignatura pendiente.

33. Mujer en el antiguo Egipto - Ahmes Nefertari, Reina y Esposa del dios Amón.

39. Arquitectura - Debod, un templo egipcio en Madrid.

45. Arte - Amenhotep III divinizado. La figuración de una escultura al culto solar, parte I.

53. Personajes - Mahierpri, el joven guerrero.

56. Arquitectura - Sistema de medidas egipcio: Bases teóricas para su estudio.

68. Historia - Retomando el origen de Kemet.

76. Mitología - Silencios ocultos en las arenas: buscanso la nariz de la Esfinge…

82. Exposiciones - Mujeres y hombres del antiguo Egipto.

86. Hoy viajamos a... - Tumbas de los Nobles, Necrópolis del Norte, en Tell Amarna.

94. Especiales - Nitocris, ¿realidad o ficción?.

135. Novedades Editoriales - El ejército romano en Egipto / 24 horas en el antiguo Egipto: Un día en la vida de sus habitantes.

137. Noticias - Noticias destacadas del trimestre.


Descargar - Egiptología 2.0 nº19 (abril 2020)

5 de abril de 2020

Egipto abre sus tumbas de manera virtual


Pasear entre los pasadizos de algunas de las tumbas de los faraones del Antiguo Egipto ya es posible, después de que Egipto haya lanzado hoy una iniciativa para abrir sepulcros de manera virtual y así animar a que la gente se quede en casa durante la crisis del coronavirus.

Entre la suspensión de vuelos internacionales y el cierre de museos y sitios arqueológicos, disfrutar de las maravillas de los faraones es ahora un sueño difícil de alcanzar, por lo que Egipto ha inaugurado la primera visita virtual a la tumba de Menna, una pieza que forma parte de la necrópolis de la antigua Tebas, ubicada en la orilla occidental del Nilo en la ciudad monumental de Lúxor.

El sepulcro, perteneciente a la XVIII dinastía (1550 y 1295 a. C.), es "una de las tumbas más bellas y mejor preservadas", según el Ministerio de Turismo y Antigüedades egipcio, que ha lanzado por primera vez esta iniciativa bajo el lema "Vive Egipto desde casa. Quédate en casa. Mantente a salvo". "Al estar cerrados los museos y los lugares históricos, el objetivo es que la gente mantenga la pasión y el interés por los sitios históricos" de Egipto, dijo la asistente del ministro de Turismo y Antigüedades, Eman Zeidan.

Zeidan remarcó que la iniciativa, lanzada como una medida para hacer frente a la propagación del coronavirus, fue posible gracias al "material que ya tenían preparado y explicado los organismos de investigación de egiptología". Asimismo, añadió que dará la bienvenida a todas aquellas instituciones o fotógrafos amateur que quieran compartir su contenido con el Ministerio para que pueda ser incluido en las próximas iniciativas.

La asistente dijo que "cada semana" se irán abriendo nuevos monumentos al público en un formato virtual, con explicaciones de las piezas y visitas guiadas de la mano de guías turísticos egipcios, un sector severamente afectado por la pandemia. Añadió que el proyecto durará "lo que lo haga esta circunstancia especial por el coronavirus". Zeidan dijo que el Ministerio no tiene intención de revelar cuáles serán los próximos sitios que vayan a ser abiertos virtualmente en las próximas semanas para que los usuarios de las redes sociales estén pendientes del anuncio sobre el siguiente monumento expuesto.

Egipto aplaza la inauguración del Grand Egyptian Museum


El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, ha ordenado este sábado aplazar hasta 2021 la inauguración del Gran Museo Egipcio y otros grandes proyectos nacionales previstos para este año, como la Nueva Capital Administrativa, debido a la crisis del coronavirus, ha informado hoy la presidencia egipcia.

El Gran Museo Egipcio, el más grande de arqueología del mundo y a pocos pasos de abrir sus puertas al público, está ubicado a la sombra de las pirámides de Guiza y, con un espacio de 480.000 metros cuadrados, albergará más de 100.000 piezas de egiptología, entre ellas 3.500 relíquias del famoso “faraón niño” Tutankamón.

La inauguración estaba prevista para la segunda mitad de este año, pero las medidas preventivas impuestas por las autoridades egipcias para frenar la propagación del coronavirus han hecho que la joya de la corona de la egiptología se haga esperar. Asimismo, también las reformas del Museo de la Civilización Egipcia, ubicado en el suroeste de El Cairo, serán postergadas hasta el próximo año.

Por su parte, el megaproyecto insignia del mandato de Al Sisi, la Nueva Capital Administrativa de Egipto que se está construyendo a unos 45 kilómetros al este de El Cairo, también se inaugurará con retraso por la pandemia. Esta megalópolis de 700 kilómetros cuadrados, según datos oficiales, acogerá todas las instituciones gubernamentales y sedes diplomáticas, además incluir una zona financiera y diferentes distritos destinados al ocio, campus universitarios y centros culturales.

Durante la reunión del gabinete también se trató la remodelación de El Cairo histórico, que incluye la icónica plaza Tahrir, donde en los últimos meses el Gobierno egipcio ha alzado un obelisco con inscripciones faraónicas. Estas son las últimas medidas impuestas por las autoridades egipcias para luchar contra la pandemia del coronavirus, del que hasta el momento se han registrado 985 casos y 66 muertes, según las últimas cifras del Ministerio de Salud egipcio.

El Gobierno ha impuesto un toque de queda parcial de 19.00 horas a 06.00, ha ordenado el cierre de establecimientos de ocio, restaurantes y cafeterías y ha suspendido las actividades en los museos y sitios arqueológicos en todo el país. También los vuelos internacionales han sido suspendidos hasta mediados de abril.

29 de marzo de 2020

Alejandro Jiménez: ''La idea es que en invierno de 2021 volvamos con un mayor grupo de investigadores a trabajar en Qubbet el-Hawa''


La pandemia del coronavirus no solo ha obligado a cerrar temporalmente los centros educativos en España, sino también algunos trabajos de investigación ligados a ellos que se estaban realizando en el extranjero. Tal es el caso del proyecto Qubbet el-Hawa que dirige la Universidad de Jaén (UJA) en Asuán, cuya campaña de 2020 ha terminado antes de tiempo tras el empeoramiento de la situación en Egipto por el covid-19.

Este año han participado doce investigadores en total; los tres últimos regresaron a España el pasado 17 de marzo, 10 días antes de la fecha inicial. La inauguración de la exposición estaba prevista para primavera pero finalmente se retrasará a otoño. El montaje está hecho, solo falta colocar las piezas.

Alejandro Jiménez, doctor en Egiptología de la Universidad de Jaén y director del equipo arqueológico, lamenta no haber podido culminar la campaña en su totalidad aunque el proyecto no acaba aquí ni mucho menos. «La idea es que en invierno de 2021 volvamos con un mayor grupo de investigadores a trabajar en Qubbet el-Hawa, a continuar con las excavaciones y por supuesto con el estudio de las piezas», asegura.

La de este año ha sido una campaña de estudio donde se ha adelantado bastante en el ámbito de la fotogrametría de las tumbas, los análisis químicos de los pigmentos de las piezas y el estudio de la cerámica. «Cada cierto tiempo las campañas arqueológicas necesitan frenar un poco la excavación para centrarse en el estudio detallado de las piezas, no es solo descubrir y descubrir», explica el doctor en Egiptología. Los investigadores han hecho también excavaciones puntuales de pequeño tamaño en zonas que necesitaban terminar.

Alejandro Jiménez trabaja estos días desde casa e imparte sus clases a través de la plataforma Docencia Virtual de la UJA. La crisis del coronavirus ha traído consigo un descenso generalizado de la burocracia en el ámbito universitario, lo que permite al profesorado centrarse más en las labores docentes y de investigación.

En pleno confinamiento, Jiménez también se dedica a ser docente de sus hijas de 10 y 6 años, una tarea que comparte con su esposa. Esta experiencia le ha permitido comprobar que la educación en primaria y etapas inferiores no está preparada para trabajar a distancia ni tiene plataformas que funcionen correctamente, algo que según el profesor universitario habría que mejorar una vez pase la crisis sanitaria.

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line