Novedades editoriales

23 de marzo de 2017

Hallan una estatua de alabastro de la reina Tiye, abuela de Tuntakamón


Una misión arqueológica euro-egipcia ha hallado en Luxor, en el sur de Egipto, una estatua de alabastro de la reina Tiye, esposa del faraón Amenhotep III, y abuela de Tutankamón. La pieza ha sido calificada por el ministro de Antigüedades egipcio, Jaled al Anani, como «importante, hermosa y única», según un comunicado ministerial.

La obra fue hallada en un templo funerario de Amenhotep III en la zona de Kom al Hitan, situada en la orilla oeste del río Nilo a su paso por Luxor. La estatua se encuentra esculpida en la parte inferior de la pierna derecha de una estatua de dimensiones colosales de su marido, que fue el noveno gobernante de la XVIII dinastía faraónica y cuyo reinado se prolongó durante 38 años.

Según Al Anani, es la primera vez que se descubre una estatua de alabastro de la reina Tiye en el interior del templo funerario de su esposo, ya que el resto de reproducciones encontradas son de granito. La arqueóloga armenia Hourig Sourouzian, jefa de la misión, explicó que el hallazgo de la escultura ocurrió de manera «fortuita», cuando se levantaba la parte inferior del coloso de Amenhotep III.

Sourouzian destacó el buen estado de conservación de la obra y resaltó que todavía conserva los antiguos colores con los que fue pintada. En este sentido indicó que la escultura necesitará un delicado trabajo de consolidación y de restauración.

Una misión española halla la tumba intacta de un noble del sur de Egipto


En la árida colina que una vez albergó el descanso eterno de la familia gobernante de Elefantina un nuevo personaje, desconocido hasta ahora, acaba de regresar a escena tras 3.800 años bajo tierra. La misión española que desde hace nueve campañas excava sus entrañas ha hallado el enterramiento intacto de Shemai, hermano de uno de los gobernadores más notables de la dinastía XII, Sarenput II.

La angosta sepultura donde reposaba el cuerpo de Shemai está ubicada a dos metros y medio bajo una tierra oculta durante siglos por un vertedero de cerámica copta de un monasterio cercano. "Es un hallazgo único. Un auténtico descubrimiento de libro. Por primera vez hemos podido documentar desde la parte superior hasta la cámara intacta todo un complejo de elementos rituales y funerarios", señala Alejandro Jiménez, profesor de Historia Antigua de la Universidad de Jaén y director de la expedición que horada la montaña de Qubbet el Hawa, una necrópolis de nobles de los reinos Antiguo y Medio.

El descubrimiento de Shemai alumbra la genealogía de la estirpe que durante más de un siglo llevó las riendas de Elefantina, a unos 900 kilómetros al sur de El Cairo; sirvió de emisario real en la baja Nubia y participó en las campañas militares de los faraones. "En el interior de la cámara hemos hallado un ataúd que contiene a un personaje relacionado con la familia gobernante de Elefantina que había permanecido hasta ahora en la oscuridad", desvela el responsable de la misión jiennense a unos metros del pozo que con ayuda de una escalera de madera conduce hasta la oquedad.

Para Mahmud Afifi, jefe del departamento de Antiguo Egipto del ministerio de Antigüedades egipcio, el descubrimiento no sólo resulta importante por "la riqueza del enterramiento sino por arrojar luz sobre individuos que se sitúan en la sombra del poder". El nicho también ha abierto la puerta a un bello ajuar, compuesto por dos ataúdes que guardaban el cadáver, cerámica funeraria y un conjunto de pequeñas maquetas de madera que representan barcos funerarios y escenas de la vida cotidiana.

La momia está envuelta en un hermoso cartonaje policromado en el que despuntan máscara y collares.Las inscripciones localizadas en el ataúd -carcomido por las termitas- han sido clave para desentrañar el origen del difunto. El texto ha desenterrado su identidad, acompañada de los nombres de madre y padre, Satethotep y Jema, que ejerció de gobernador en tiempos de Amenemhat II (1930-1895 a. C.). "El cuerpo y la tumba, además, nos van a proporcionar datos que nunca figuran en las inscripciones como la edad a la que falleció; qué puesto ocupó dentro de la familia gobernante así como sus patologías y el tipo de vida que llevó", agrega Jiménez.

19 de marzo de 2017

«La historia no es aburrida si te la cuentan bien»


El egiptólogo y escritor leonés Nacho Ares publica en mayo ‘La hija del sol’, una historia sobre Akhenatón. Filandó n pone pasión en la historia. su admiración por howard carter le llevó a abrazar la egiptología, sobre la que ha escrito varias novelas.

En mayo verá la luz ‘La hija del sol’, que transcurre hace 3.500 años con akhenatón y nefertiti como protagonistas «Sólo se ha descubierto un 20% del Egipto faraónico. En un país cubierto de arena, queda mucho por salir».

Una muestra en Ámsterdam reúne algunas de las primeras fotografías del Antiguo Egipto


El museo Huis Marseille, ubicado en Ámsterdam, presenta una importante muestra sobre los pioneros de la fotografía que redescubrieron Egipto en el siglo XIX.

En 1839, el daguerrotipo fue el primer procedimiento fotográfico que se hizo público para que todo el mundo pudiera usarlo libremente. Los primeros fotógrafos viajaron a Egipto y retrataron el país de las pirámides con una precisión inigualable, mientras que los artistas se habían esforzado durante años para obtener los mejores dibujos.

En 1850 se publicaron las primeras fotografías de Egipto en Europa y, durante los siguientes cincuenta años, al menos 250 fotógrafos profesionales y aficionados visitaron el país en períodos cortos o largos.

El museo de fotografía Huis Marseille, ubicado en Ámsterdam, presenta una importante muestra sobre estos pioneros de la fotografía que redescubrieron Egipto en el siglo XIX. La exposición En Egipto. Viajeros y fotógrafos, 1850-1900, que se puede visitar hasta el 4 de junio de 2017, reúne numerosas fotografías de diferentes colecciones holandesas, entre ellas el Rijksmuseum, el Museo Nacional de Antigüedades, el Museo Neerlandés de Fotografía, la Biblioteca Nacional de los Países Bajos, las Colecciones Reales de Holanda, el Museo de Teyler y las Colecciones Especiales de las universidades de Ámsterdam y Leiden.

Napoleón invadió Egipto en 1798 y, tras esta campaña militar, se extendió la egiptomanía por todo Europa y en diferentes ámbitos: en la ciencia, en el arte, en la literatura y en la moda. Los fotógrafos trabajaron en distintos mercados de forma simultánea e influenciaron tanto a egiptólogos como a turistas; la fotografía no sólo alentó al turismo, sino que también propició la inversión extranjera en Egipto.

Las imágenes de la exposición muestran las calles animadas y las mezquitas monumentales de El Cairo, los monumentos egipcios antes de ser trasladados por la megaconstrucción de la presa de Asuán e incluso impactantes momias como la de Tutmosis II, de la dinastía XVIII.

17 de marzo de 2017

El coloso hallado en El Cairo no era Ramsés II


Los restos del coloso hallado esta semana en el barrio egipcio de Al Matariya podrían representar al rey de la XXVI dinastía faraónica Psametik I, que gobernó el país entre los años 664 y 610 a.C., según las primeros estudios realizados por el equipo investigador.

"Algunos jeroglíficos y los estudios iniciales sobre los fragmentos del coloso revelan que pertenecía al rey Psametik I", aseguró el Ministerio en un comunicado en el que advirtió de que, de momento, se trata de una hipótesis.

En la espalda del torso se preserva uno de los cinco nombres con los que se conocia a Psametik I.

La nota precisa que en la espalda del torso se preserva uno de los cinco nombres con los que se conocía al rey Psametik I.

Agrega que la estatua, cuyo tamaño original era de 9 metros de altura, fue esculpida en cuarcita de la cantera de Al Yebel al Ahmar.

Los dos fragmentos fueron hallados por una misión germano-egipcia, el pasado 7 de marzo, a dos metros de profundidad, en una zona con aguas subterráneas en el popular barrio de Al Matariya, donde se ubicaba laantigua ciudad de Heliópolis.

Junto a este coloso fueron encontrados los restos de otra estatua, pertenecientes a una escultura del nieto de Ramsés II.

Los restos de este coloso fueron encontrados junto a los de otra estatua del faraón Seti II (1200-1194 a.C.), nieto de Ramsés II (1279-1213 a.C.).

El pasado septiembre, arqueólogos egipcios y alemanes descubrieron en esta zona bloques y fragmentos de estatuas que apuntaban a la existencia de un templo del faraón Ramses II, a los que pertenecerían los restos encontrados.

13 de marzo de 2017

Arqueólogos rescatan una nueva parte de una estatua de Ramsés II


Un equipo de arqueólogos desenterró hoy, lunes 13 de marzo de 2017, una nueva parte de la gigantesca y recientemente hallada estatua que se cree que representa a Ramsés II, uno de los faraones más poderosos del antiguo Egipto.

El descubrimiento de la estatua, que mide en torno a ocho metros, fue anunciado el pasado jueves 9 de marzo. Se encontraba sumergida a una profundidad de tres metros en aguas subterráneas bajo el barrio obrero de Al Matariya, en el este de El Cairo.

Entre otras piezas, fueron rescatadas partes de la corona, un fragmento de la cabeza, el ojo derecho y la oreja izquierda. Hoy se recuperó la parte superior de la escultura. El equipo de arqueólogos lleva excavando en la zona desde 2012. "Probablemente pertenece a Ramsés II o a un gobernante anterior, de modo que después fuera utilizada como Ramsés II", señaló el ministro egipcio de Antigüedades, Jaled el Enany.

Según añadió, el hallazgo es "uno de los más importantes de los últimos años". "Esperamos encontrar el resto de la estatua, pero es posible que fuera reutilizada para otros monumentos en El Cairo", señaló a los reporteros Dietrich Raue, director del equipo alemán de arqueólogos que trabaja en colaboración con expertos locales.

Se espera que en unos días las piezas halladas puedan exhibirse en el Museo Egipcio, en el centro de El Cairo. El año que viene, los restos serán trasladados al Gran Museo Egipcio o Museo de Giza, que se está construyendo a las afueras de la capital, a escasos kilómetros de las famosas pirámides.

Ramsés II fue el tercer faraón de la dinastía decimonovena y gobernó el antiguo Egipto durante 66 años, desde el 1279 a.C. Es conocido tanto por sus expediciones militares como por los vestigios de su mandato, entre los que destaca el templo de Abu Simbel.

El Museo Egipcio de Turín relata la epopeya del arqueólogo Schiaparelli


El Museo Egipcio de Turín revive desde hoy la epopeya de Ernesto Schiaparelli, uno de los arqueólogos más relevantes y que en sus once campañas en Egipto, desde 1903 a 1920, descubrió más de 30.000 piezas de inestimable valor.

La exposición "Misión Egipto 1903-1920", abierta hasta el 10 de septiembre, revela por vez primera con vídeos inéditos, fotografías, diarios y apuntes cómo se realizaron las excavaciones arqueológicas de principios del siglo XX, que revolucionaron el conocimiento sobre la civilización egipcia.

Christian Greco, el director del museo egipcio más antiguo del mundo, y segundo por importancia sólo por detrás del de El Cairo, destacó a Efe que es la primera vez en la que una exposición de esta envergadura desvela todo lo que rodeó el hallazgo de piezas arqueológicas que sorprendieron al mundo.

La exposición, explicó, "nace de la búsqueda y de los estudios de nuestros archivos y que han permitido sacar a luz cómo fue el nacimiento de la Misión Arqueológica Italiana (MAI) en Egipto con la que llegarían 30.000 piezas a este museo".

Por primera vez, añade el director, "podemos ver las piezas contextualizadas y descubrir cómo se encontraron los fondos para las excavaciones, como vivían los arqueólogos y cómo esto respondía a un momento donde existían importantes intereses arqueológicos e imperialistas en Europa hacia el Mediterráneo".

"Hay documentos maravillosos (...) como los filmes que nos enseñan cómo era la vida en los campamentos durante las grandes campañas, entre ellos hay que recordar el hallazgo del 15 de febrero de 1906 de la tumba de Kha y Merit, la única intacta del Nuevo Reino que se conserva fuera de Egipto", destacó el director.

Además de parte del ajuar del enterramiento del arquitecto Kha, como la maravillosa máscara policromada de su esposa Merit, en la exposición se puede leer la emocionante carta que Schiaparelli escribió al Ministro de Educación de la época en la que cuenta con todo detalle todos los objetos hallados y le asegura que ya viajan de camino a Italia.

El difícil transporte de las piezas y sarcófagos en enormes cajas de madera en veleros por el Nilo o en camellos a través del desierto y las condiciones de vida en los campamentos se pueden apreciar en los inéditos vídeos rodados por Schiaparelli y sus colaboradores.

Entre los cerca 400 objetos y documentos expuestos destacan, por ejemplo, las cámaras de fotos con las que el arqueólogo italiano plasmó otro de sus hallazgos como la tumba de Nefertari, ya saqueada, pero que conservaba aún intactas sus decoraciones.

9 de marzo de 2017

Egipto recupera del fango dos grandes estatuas de la época ramésida


Un equipo de operarios egipcios ha extraído piezas de dos grandes estatuas de época ramésida encontradas sumergidas a más de un metro de profundidad en un hoyo lleno de fango y semi inundado. Bajo la atenta mirada del Ministro de Antigüedades Jaled El Anani, una excavadora ha recuperado los fragmentos hallados por la misión arqueológica germano-egipcia en Matariya, un suburbio de El Cairo.

Tras ser limpiadas de barro, los «cartuchos» de una de las piezas encontradas, de 80 cm de altura y tallada en piedra caliza, han permitido que sea identificada como el rostro de una estatua de Seti II, faraón de la dinastía XIX.

La segunda figura, un coloso de unos 8 metros de altura tallado en cuarcita y descuartizado en diferentes piezas de gran tamaño, representaría probablemente al faraón Ramsés II, aunque todavía no se han encontrado inscripciones que lo confirmen, ha apostillado el responsable egipcio de la misión, Ayman Ashmawi.

Las piezas han sido halladas en las inmediaciones de un gran templo construido por Ramsés II, principal faraón de la XIX dinastía, descubierto recientemente por la misión de la Universidad de Leipzig. El templo de Ramsés II, encontrado «por casualidad», según afirmó entonces Ashmawi, «confirma la hipótesis de que Ramsés II mostró un especial interés en Heliópolis (Matariya) durante las últimas décadas de su reinado (casi 70 años)».

El gran tamaño de las estatuas encontradas, la belleza y la riqueza de sus inscripciones apuntan a «un importantísimo descubrimiento» que realza la grandeza y magnitud del templo -parte de un complejo en la zona- en su época original, ha aseverado el arqueólogo egipcio. El complejo de los Templos Solares de Heliópolis quedó destruido hacia la época Helenística, y muchas de sus estatuas y materiales de construcción fueron enviados a Alejandría e incluso a Europa, o reutilizados en la construcción de El Cairo viejo en época islámica.

Hallan 66 estatuas de Sejmet, la diosa-leona de la guerra, en un templo de Luxor


El faraón Amenhotep III, de la XVII dinastía, desplegó todo un contingente de «guardaespaldas» protectoras en su templo funerario, levantado en la orilla occidental de la actual Luxor, antigua Tebas. El equipo de arqueólogos de la misión de conservación del templo de Amenhotep III y los Colosos de Memnón han concluido su campaña de este año con el descubrimiento de al menos 66 nuevas estatuas de la diosa-leona Sejmet entre los restos del templo, según ha informado hoy el Ministerio de Antigüedades egipcio.

Los fragmentos de estatuas hallados se encuentran en buen estado de conservación, ha explicado la directora de la excavación, Hourig Sourouzian, y resultarían «de alto valor artístico, científico y arqueológico». Las estatuas de la diosa-leona de la guerra fueron halladas diseminadas entre el patio y la sala hipóstila del templo durante las excavaciones del equipo alemán en busca del muro perimetral del templo. Reconocido seguidor del culto a Sejmet, hija de Ra y diosa de la guerra, los arquitectos del templo funerario de Amenhotep habrían colocado decenas de estatuas de la diosa con la intención de protegerlo de sus enemigos, de la enfermedad y la desgracia.

«(Estas estatuas) permiten esbozar una imagen completa de lo que fue el templo» de Amenhotep III, apostilla Sourouzian. Tallados en piedra diorita, los fragmentos encontrados representan a la diosa-leona sentada en un trono o de pie, a veces con el símbolo de la vida entre las manos y otras con un cetro en forma de papiros.

Del complejo, destruido en el siglo VIII a.C. por un terremoto, apenas quedaron restos en pie. Dos imponentes estatuas, de casi 20 metros de altura y conocidos como los colosos de Memnón, preceden al que fue el templo funerario de Amenhotep III (1410-1372 a.C.) y donde desde 1998, equipos de arqueólogos han trabajado en su excavación, investigación y restauración, bajo la supervisión del Ministerio de Antigüedades, con la intención de que se establezca «un museo al aire libre» in situ.

26 de febrero de 2017

Exposición: Animales sagrados del Antiguo Egipto


El Museo Egipcio de Barcelona presenta la exposición temporal: Animales sagrados del antiguo Egipto, que podrá verse hasta el 30 de septiembre de 2017. A través de 70 piezas (un 30% de las cuales se muestran al público por primera vez), esta exposición pretende hacer hincapié en el estrecho vínculo que unía a los antiguos habitantes del País del Nilo con el mundo animal que los rodeaba.


Además de como alimento tanto para los vivos como para los difuntos, los animales estuvieron presentes en todos los ámbitos de la vida cotidiana de los antiguos egipcios, sobre todo en el religioso puesto que muchos eran considerados manifestaciones terrenales de las divinidades y como tales se usaron como exvotos u ofrendas. 



Con tal fin, sobre todo en la Baja Época y durante el período Ptolemaico, se realizaron momificaciones masivas de algunos animales que se enterraban en necrópolis especiales como la de Sharuna, donde en 2014 el equipo arqueológico del museo, liderado por el egiptólogo Luis Manuel Gonzálvez, con la colaboración de la Universidad de Tübingen, encontró una tumba que contenía más de 500 momias de halcones.


El presidente de la Fundación Arqueólógica Clos, Jordi Clos, y el conservador del museo y comisario de la exposición, Luis Manuel Gonzálvez, presentaron la muestra a los medios y comentaron algunas de las piezas más destacadas, como un sarcófago de madera y láminas de oro en forma de ibis, que contenía la momia de una de estas aves; una estatua en piedra del dios halcón Horus; una esfinge del dios Amón, o una colosal cabeza de babuino, símbolo del dios de la sabiduría Thot, que según Jordi Clos debía de haber pertenecido a una estatua de más de dos metros.


Llama la atención la máscara funeraria en estuco de un cocodrilo, que aún conserva las vendas usadas en la momificación del animal en su interior, así como varias momias de animales (entre ellas gatos, ibis, un halcón y una cría de cocodrilo). Como curiosidad, destacar el ataúd de una musaraña, con la representación de este animalillo en su exterior. Jordi Clos también destaca la procedencia novelesca de algunas de las piezas, como una figurita de bronce en forma de escorpión que perteneció a Lord Carnarvon, el mecenas de Howard Carter, o un medallón en forma de escarabajo que Rodolfo Valentino regaló a su esposa.

La exposición se completa con un documental que presenta los resultados de los estudios radiológicos y escáneres realizados a las siete momias de animales que conserva el museo, algunas de las cuales muestran fracturas de huesos, posiblemente causadas durante el proceso de momificación, y en el caso de los ibis podemos distinguir los caracoles que tal vez fueron su última comida o que se colocaron en su interior como ofrenda…

Información

Del 22 de febrero al 30 de Septiembre de 2017. Museo Egipcio de Barcelona. Cª Valencia, nº 284 (08007, Barcelona).



Horario

Horario de invierno. (7/01-21/06 y del 12/09-30/11). De lunes a viernes de 10:00 h a 14:00 h y de 16:00 h a 20:00 h. Sábado de 10:00 h a 20:00 h. Domingo de 10:00 h a 14:00 h.

Hoario de verano. (22/06- 11/09). De lunes a sábado de 10:00 h a 20:00h. Domingo de 10:00 h a 14:00h.

Semana Santa y festivos. De lunes a sábado de 10:00 h a 20:00 h. Domingo de 10:00 h a 14:00h.

Entrada general: 11 €.

Más información

Museo Egipcio de Barcelona

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line



Exposición temporal: Animales sagrados del Antiguo Egipto (Museo Egipcio de Barcelona). Del 22 de febrero al 30 de septiembre de 2017.