Novedades editoriales

1 de mayo de 2018

El legado del pueblo nubio busca el reconocimiento internacional


Entre las áridas arenas del desierto y la brisa del río Nilo que recorre la ciudad de Asuán, en el sur de Egipto, se erige un museo que busca que el legado del pueblo nubio encuentre un reconocimiento internacional y acabe con el desconocimiento de su historia.

A unos pasos del legendario hotel Old Cataract de Asuán, donde se dice que la escritora Agatha Christie se inspiró para su novela "Muerte en el Nilo", una cuesta lleva al visitante al renovado Museo Nubio, en el que se traza la cronología de los herederos de esta vetusta cultura, que temen que desaparezca.

"Esta zona de Egipto es bastante desconocida. Quiero llevar al museo a un nivel alto de investigación para que sea competitivo a nivel internacional", asegura a Efe el director del museo, Hosni Abdelrahim.

Cuando el responsable aceptó el cargo hace cuatro años, tuvo que hacer frente a una infraestructura "destartalada por los años de inestabilidad" en el país de los faraones, donde apenas había turismo, por lo que se ocupó de renovar todos los servicios y "poner (el museo) en el mapa turístico", confía desde su despacho.

Poco a poco -asegura- va logrando estos objetivos celebrando conferencias en el salón de actos situado a la entrada del recinto, inaugurado en 1997 en cooperación con la Unesco, invitando principalmente a los escolares de todo Egipto a conocer la realidad de su país, pero también a expediciones extranjeras, entre ellas, la de Qubbet al Hawa, de la Universidad de Jaén (España).

"Sueño con tener una base de datos con todos los lugares monumentales, las tradiciones... tenerlo todo en una lista de la variedad cultural de África. Quiero acabar con los estereotipos y mezclar las culturas porque la gente no sabe que somos africanos. Y se sorprenden", señala Abdelrahim.

Los nubios, de piel oscura y cuyo idioma está prohibido enseñar en las escuelas, se consideran marginados en tierras egipcias, pues los sucesivos Gobiernos han incumplido las promesas de permitirles regresar a su territorio, de donde fueron expulsados hace medio siglo por la construcción de la Gran Prensa de Asuán.

El director, que tiene una dilatada trayectoria en el campo de las antigüedades en Egipto, asevera que quiere mantener "lazos culturales con muchos países africanos y fortalecer las relaciones, ya que mantenemos con ellos muchas cosas en común".

Y para ser la referencia en el continente africano, la siguiente meta de Abdelrahim es crear un centro de investigación científica para dar a conocer más sobre las piezas de esta civilización que se remonta a hace más de 6.000 años y que se asentaba, sobre todo, en la actual frontera entre el sur de Egipto y Sudán.

Este museo, que se ha convertido en una reminiscencia de lo que se perdió por la creación del lago Náser -en honor al difunto líder egipcio Gamal Abdel Náser, de quien se celebró su centenario el pasado enero-, fue parte del fondo económico de salvación de la Unesco, aunque ahora, aclara el director, "el dinero procede de Nubia".

La financiación de esta institución es "egipcia, no es extranjera", sentencia.

En este afán de encontrar un hueco en el escenario internacional, Abdelrahim cuenta con la misión española de Qubbet al Hawa, liderada por el egiptólogo Alejandro Jiménez, que este año ha cumplido una década excavando en una necrópolis ubicada en frente del entramado urbanístico de Asuán.

"La española es la más inteligente de todas las expediciones que trabajan aquí en Asuán", dice Abdelrahim con una sonrisa.

Para justificarlo afirma que "tuvieron la inteligencia de no pensar cómo las anteriores (expediciones) que trabajaron en la zona. En vez de ir en busca de nuevas tumbas, decidieron limitarse a limpiar los pozos de entierro que dejaron ignorados las expediciones anteriores y consiguieron excelentes conclusiones".

De hecho, se prevé que en unos meses la misión española exponga una parte de sus importantes e "intactos" descubrimientos en el museo sobre los gobernadores de Elefantina, lo que también servirá de "promoción" para el museo nubio, aduce.

Artículo: EFE.

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line



Exposición temporal: Faraón. Rey de Egipto (Caixa Forum Barcelona). Del 8 de junio al 16 de septiembre 2018.