Novedades editoriales

11 de enero de 2016

David Laguna afirma que “el descubrimiento del sarcófago puso el colofón a una gran campaña”


David Laguna, alumno de la Universidad de Granada, es otro de los aventureros que ha participado en el descubrimiento del sarcófago del sacerdote Uab de Amon-Re Anj-ef-Jonsu, formando parte del equipo de la misión arqueológica española en Asasif (Luxor occidental-Egipto) del Proyecto Visir Amen-Hotep Huy, Tumba AT nº -28-, del Instituto de Estudios del Antiguo Egipto de Madrid. El estudiante responde a las preguntas realizadas desde Aula Magna, las cuáles exponemos a continuación, como hicieron anteriormente sus compañeros Marina Esteve y Daniel García.

¿Cuáles eran tus expectativas antes de comenzar la aventura?

Para mi significaba mucho poder formar parte de un proyecto tan importante como es el hecho de poder excavar en la tumba del Visir Amenhotep – Huy, además de esto, mis expectativas fueron totalmente superadas desde el primer día ya que poder excavar en Egipto sobre el terreno, considero que es la mejor forma de conocer y aprender a entender los entresijos de esta fascinante cultura.

¿Qué fue lo primero que pensaste cuando encontraste la tumba intacta? ¿Y cuando la abrieron?

Realmente sería injusto hablar solo del descubrimiento sin acordarme de todos los momentos vividos desde el primer día en que empecé a trabajar en el yacimiento, pero lo cierto es que el descubrimiento del sarcófago puso el colofón a una gran campaña y no creo que olvide nunca ese momento, ese mismo instante en que levantamos la primera losa de las que cubrían la tumba intacta y veía por primera vez los pies del sarcófago, tras cierto nerviosismo inicial me invadió un sensación difícil de explicar… pero realmente especial, en definitiva sentirte un privilegiado por estar ahí y poder vivir esos momentos junto a un gran equipo.

¿Qué es lo que más te ha sorprendido de la expedición?


Ha sido todo, pero no solo el lugar, el yacimiento, o la dimensión del proyecto…si no también el país, su cultura y su gente, a pesar de las diferencias, te atrapa y te acoge y todo es culpable de haberme hecho vivir realmente una gran experiencia tanto a nivel académico como personal.

¿Qué os dijeron vuestros familiares y amigos tras el hallazgo? ¿Y vuestros profesores de la universidad?

Todos los miembros del equipo y yo mismo tuvimos que esperar para dar a conocer la noticia a nuestros familiares y allegados, ya que debíamos esperar a que el Servicio de Antigüedades de Egipto, y su ministro Mamduh el-Damaty, dieran la noticia. Y la verdad es que solo tengo palabras de agradecimiento porque todo el mundo me ha demostrado siempre mucho cariño, tanto desde el primer momento en que empezó esta aventura, y aún más cuando se produjo el descubrimiento, debido también a la gran repercusión que tuvo el hallazgo. Pero sobre todo me gustaría agradecer especialmente a mi familia y pareja que siempre me han apoyado, y me han hecho sentir que se sentían orgullosos de mí. Tampoco me olvido de mis profesores, en especial de Felix García Mora, profesor de Historia Antigua en la Universidad de Granada, el cual desde que empecé la carrera ha sabido siempre transmitirme su pasión por este maravilloso mundo. Pero también del resto de mis profesores que estando a mitad del cuatrimestre entendieron perfectamente la oportunidad que se me presentaba y me transmitieron su apoyo.

¿Cuáles son tus planes al volver de la expedición? ¿Tienes pensado volver a Luxor o ir a otros yacimientos?

Bueno hay que ir con calma y haciendo bien las cosas, ahora toca seguir formándome y estar centrado en la Universidad, pero la verdad es que me encantaría continuar en el proyecto durante las próximas campañas y no solo para poder seguir desentrañando los secretos que nos ofrece la tumba del Visir, sino también para a nivel personal seguir creciendo poco a poco junto a este gran proyecto.

¿El descubrimiento ha aumentado tus ganas de dedicarte al mundo de la arqueología? ¿Cómo crees que influirá este proyecto en tu futuro profesional?

Por supuesto que sí, principalmente me ha servido para saber dónde estoy y hacia donde quiero ir y aunque la formación en que me estoy desarrollando en la Universidad de Granada es la de Historiador, no concibo diferencia entre estos campos de estudio dentro del ámbito de la egiptología, para mí un egiptólogo tiene que manejar disciplinas que van tanto desde la arqueología como el manejo de las fuentes escritas. En todo este sentido, cabe mencionar la labor que está realizando el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto, que con Francisco Martin Valentín y Teresa Bedman a la cabeza están dando la oportunidad a estudiantes como yo de incorporarse al mundo de la Arqueología en Egipto, algo realmente complicado más aun en los tiempos que vivimos.

¿Qué ha aportado la Universidad de Granada al proyecto? ¿Y la UGR a los estudiantes que os encontráis allí?

A pesar de carecer de convenio entre la universidad y el Instituto, que pudiera dar lugar a algún tipo de convalidación o ayuda por parte de esta, uno se siente agradecido de pertenecer a una gran institución como es la Universidad de Granada. Además desde hace años se vienen desarrollando actividades relacionadas con el estudio de la egiptología, las cuales ayudan a muchos alumnos, además también en mi caso a desarrollar y ampliar los conocimientos en esta especialidad.

Artículo: Aula Magna.

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line



Exposición temporal: Animales sagrados del Antiguo Egipto (Museo Egipcio de Barcelona). Del 22 de febrero al 30 de septiembre de 2017.