Novedades editoriales

11 de mayo de 2011

Museu Egipci de Barcelona


El Museo Egipcio de Barcelona es una institución de interés cultural y educativo que pertenece a la Fundación Arqueológica Clos, una entidad privada y sin ánimo de lucro que consigue autofinanciarse mediante múltiples actividades culturales generadas alrededor de la Colección de Arqueología Egipcia y de la Biblioteca Jordi Clos. La Fundación actúa como elemento dinamizador del museo; de hecho, ambos son indisociables para obtener unos buenos resultados en términos económicos y en número de visitantes.


El museo, además, fue el primero de temática faraónica inaugurado en España y sus más de 1.100 piezas, sus constantes exposiciones temporales y su fondo bibliográfico especializado, lo convierten en un referente dentro del ámbito de la arqueología egipcia. Del mismo modo, es interesante resaltar sus atractivas iniciativas de divulgación general. Un ejemplo de ello son las visitas nocturnas dramatizadas, los cursos de formación para todas las edades, los talleres infantiles y juveniles, las expediciones culturales, las misiones arqueológicas y los viajes a lugares de interés histórico universal. El museo se encuentra situado en la calle Valencia y desde que abrió sus puertas por primera vez en 1994 está a disposición del público 362 días al año.

História del Museo

El nacimiento y recorrido del Museo Egipcio de Barcelona está íntegramente ligado a la figura del señor Jordi Clos Llombart (Barcelona, 1950), presidente de la cadena hotelera Derby Hotels Collection. Jordi Clos ha sabido compaginar su pasión por el antiguo Egipto, con su actividad empresarial en el mundo de la hostelería; muestra de ello es que en 1992, decidiera exponer al público su colección de 70 piezas de Arqueología Egipcia en el Hotel Claris de Barcelona, convirtiéndose en la primera exposición permanente de arte egipcio de la ciudad. A partir de ese momento, y viendo la gran acogida e interés que despertaba la cultura faraónica, creó –ese mismo año- la Fundación Arqueológica Clos con recursos totalmente privados. Dos años después, el 23 de marzo de 1994, el Museo Egipcio de Barcelona abría sus puertas con sede en la Rambla de Cataluña, convirtiéndose en el primer museo monográfico de temática faraónica en España. En sus instalaciones se exponían al público 300 obras pertenecientes fundamentalmente a temáticas del mundo funerario y de las creencias religiosas.




En 1994 y en colaboración con el Griffith Institute de la Universidad de Oxford, se creó la exposición “Tutankhamon, imatges d’ un tresor sota el desert egipci” (Tutankhamon, imágenes de un tesoro bajo el desierto egipcio), que tuvo una excelente acogida por parte del público. De esos años también datan la organización de expediciones culturales y la aparición de visitas guiadas y talleres para las escuelas, con la intención de transmitir a los más pequeños la pasión por el antiguo Egipto. Sin embargo, poco a poco las instalaciones del Museo fueron quedándose pequeñas. La colección crecía rápidamente y el número de visitantes desbordaba las salas. Por este motivo fue necesario su traslado a una nueva sede en el año 2000. Esta medida permitió multiplicar los espacios expositivos y conseguir que los visitantes pudieran disfrutar de un mayor número de piezas, las cuales, hasta entonces, no habían estado expuestas en el museo.

El Museo en la actualidad

La nueva ubicación, situada en la calle de Valencia nº 284, no sólo supuso un cambio de localización, sino que permitió la mejora de las instalaciones, la ampliación del espacio expositivo y la multiplicación por tres de las piezas exhibidas. Así, el recorrido temático pudo llegar a abarcar las facetas más relevantes de la civilización egipcia, albergando con holgura exposiciones de carácter temporal y aumentando el número y la variedad de propuestas culturales.

Instalaciones

Las instalaciones actuales cuentan con más de 2.000 m2 disponibles al público durante 362 días al año y distribuidos en tres plantas- dos de ellas alojan la colección permanente y una tercera se haya reservada exclusivamente a las exposiciones temporales-; tres aulas de formación equipadas con tecnología informática y la Biblioteca, con más de 10.000 documentos. Además, el museo está adaptado para las personas discapacitadas, ya que todos los ambientes se encuentran comunicados mediante un ascensor y se han eliminado las barreras físicas que dificultan el acceso y la circulación.


Hay dos tipos de visitas guiadas: Las que se hacen durante todo el año y, por tanto, es necesario concertarlas previamente; y las visitas de los sábados, las cuales son gratuitas con el precio de la entrada. En ambas se cuenta con la presencia de egiptólogos profesionales que acompañan a los visitantes a lo largo de las instalaciones para garantizar que los conocimientos transmitidos sean de calidad.


Así mismo, también existen visitas nocturnas las noches de los viernes o los sábados bajo reserva previa. Se trata de una forma original de visitar el museo, de un modo más relajado y lúdico. Una de las propuestas más solicitadas es “El Banquete Eterno” (realizada en verano); consiste en una visita guiada centrada en el arte culinario de la Tierra del Nilo, terminando la actividad con una degustación gastronómica en la terraza del museo. Algunas de estas visitas nocturnas incluyen, además de las explicaciones del guía, escenas dramatizadas por actores de la compañía de teatro amateur Philae Theatrum.

Colección permanente

El Museo Egipcio de Barcelona posee una colección permanente formada por más de 1.100 obras del antiguo Egipto, a través de las cuales el público puede aproximarse a la vida y a las costumbres de una de las civilizaciones más fascinantes de la Historia de la Humanidad. Obras de gran belleza artística y calidad técnica que se encuentran agrupadas en varios ámbitos temáticos para facilitar la comprensión desde el punto de vista formativo y didáctico.


El Faraón: El Faraón era un personaje de gran poder en el estado egipcio; gobernaba y dirigía el país, por lo que se encontraba en el grado más alto de la pirámide social: era el garante del orden cósmico.

Cargos y personajes privados: Egipto representa uno de los modelos de estado más antiguos de la humanidad: centralizado en la figura del faraón y rodeado de un gran número de funcionarios; muchos de ellos los podemos conocer gracias, en parte, a piezas como las que se encuentra en esta colección.

La Joyería: En actividades creativas como la joyería, los egipcios lograron alcanzar niveles inimaginables, siendo sus productos las muestras más evidentes de una sofisticada cultura y de un dominio ejemplar de las diversas técnicas utilizadas.

El trabajo de la piedra y la cerámica: Ya desde el Periodo Predinástico, el tratamiento de la piedra y la cerámica alcanzó un nivel técnico y estético muy alto, escasamente superado durante la época faraónica. Fue en las creaciones en piedras de todo tipo donde los egipcios aprendieron y practicaron las técnicas de trabajo que aplicaron a gran escala en sus obras escultóricas y arquitectónicas. Se puede afirmar que las producciones en piedra figuran como la vajilla de lujo por excelencia, relegando la cerámica a un papel secundario.

Cosmética y erotismo: La atención y el cuidado que los egipcios dedicaron a sus cuerpos se pone de manifiesto en el uso de gran cantidad de objetos y productos relacionados con la cosmética. Este sentido estético, destinado esencialmente a aumentar el atractivo de hombres y mujeres, no estaría exento de una cierta carga de erotismo. A pesar de todo, las representaciones figuradas o los textos escritos de carácter erótico sexual no son comunes en el arte y la literatura egipcios, al menos de una forma demasiado directa.


Creencias y prácticas funerarias, el mito de Osiris y la momificación: Los egipcios consideraban que la muerte era solamente una interrupción temporal, ya que el ser humano tenía la posibilidad de vivir eternamente. Este privilegio, que en un principio afectaba únicamente a los miembros más importantes de la sociedad, poco a poco acabó por extenderse a todos los habitantes del país. Desde el punto de vista ritual, la momificación del cuerpo era el proceso que condicionaba en mayor medida la posibilidad de la vida eterna. Del mismo modo, el individuo debía disponer de una tumba o casa de eternidad que acogiera su momia, el equipamiento necesario para su subsistencia y una zona de culto.

Las dependencias funerarias: Las tumbas egipcias eran consideradas las casas de eternidad de los difuntos. Por tanto, las pirámides, las mastabas o las tumbas rupestres gozaron de gran importancia.

La capilla de culto: Al contrario que las cámaras sepulcrales, la zona de culto funerario de las tumbas egipcias era accesible para los allegados o los responsables de realizar las ofrendas necesarias para garantizar la subsistencia del difunto. Estatuas de sustitución, estelas de “falsa puerta”, mesas de ofrendas y representaciones parietales de todo tipo, son algunos de los elementos más comunes que integran los espacios culturales.

El culto en los templos: El templo egipcio fue concebido como la casa de los dioses, una morada adecuada para su adoración. El ser humano debía mantener el orden cósmico, demostrando su agradecimiento por habérsele permitido habitar en la tierra.


Dioses de Egipto: Los antiguos egipcios adoraron a miles de dioses; quizá una de las facetas más características fuera el culto que rindieron a ciertos animales, reflejado claramente en sus creaciones artísticas. Estas divinizaciones siempre estaban relacionadas con algún proceso de observación de la naturaleza, transformando a estos seres en la encarnación de los dioses.

Biblioteca

La Biblioteca del Museo Egipcio de Barcelona posee un fondo bibliográfico con más de 10.000 documentos que datan desde el siglo XVI hasta nuestros días. De hecho, se conservan algunas obras que constituyen auténticas joyas de coleccionista, como la edición completa de la Description de l’Égypte, surgida de la expedición napoleónica por tierras egipcias a finales del siglo XVIII y correspondiente a la segunda edición impresa en París entre los años 1821 y 1829; siendo uno de los pocos que hoy en día se pueden encontrar completos. Esta obra está formada por 11 volúmenes de láminas con 837 grabados que llegan a medir más de un metro y 42 volúmenes de textos, constituyendo la base sobre la que se ha construido la Egiptología. En ella se documentan los monumentos faraónicos encontrados a lo largo de la expedición, incluyendo estudios sobre fauna, flora, mineralogía, geografía y etnografía. También destaca un ejemplar de la primera edición de la obra de A. Kircher, Produmus Coptus sive Aegyptiacus, de 1636 – precisamente la publicación más antigua de las conservadas en la Biblioteca del Museo Egipcio de Barcelona. Es de interés sobresaliente ya que en ella se recogen los primeros intentos de la egiptología por descifrar los jeroglíficos.

Otro documento de excepcional importancia que contiene la Biblioteca es una carta manuscrita dirigida por el egiptólogo italiano Ippolito Rosellini a su maestro y colega Jean-François Champollion. En una de sus caras aparece el destinatario (Monsieur le Chevalier J.F. Champollion Jeune à Grenoble) y los sellos postales de los servicios de correos italiano y francés; en la otra, ligeramente deteriorada por la retirada del sello lacrado, es apreciable el sello con la fecha de llegada a Grenoble (15 de octubre de 1826). La biblioteca, además, se encuentra suscrita a un gran número de revistas y boletines publicados por las entidades egiptológicas más prestigiosas del mundo, manteniendo su fondo documental en constante crecimiento. En ella se realizan las tareas propias de documentación, conservación, servicio de préstamo y consulta, habiéndose convertido en un importante instrumento para la investigación y estudio del Egipto faraónico.

Programa de Estudios

El Programa de Estudios es una propuesta hecha con el objetivo de difundir las civilizaciones del pasado: el antiguo Egipto, la América Precolombina, el Mundo Clásico, la Prehistoria, el Mundo Hebreo y el Próximo y Lejano Oriente. Con ello se pretende facilitar la introducción y la ampliación de conocimientos a través de cursos de divulgación general, cursos para adultos (de duración semestral con temas que varían cada temporada), cursos especializados para alumnos que han finalizado el máster de la Escuela de Egiptología, foros literarios, seminarios y otras actividades culturales impartidas por especialistas.


Además, se ofrecen dos propuestas para el fin de semana: Los “Sábados Temáticos” (desarrollada en el Hotel Balmes, en donde se incluyen dos conferencias y un debate con desayuno y almuerzo) y en domingo, en el Hotel Astoria, el “Desayune con…”, una conferencia sobre un destacado protagonista de la historia, precedida de un suculento desayuno.

Escuela de Egiptología

Tras dar formación continua durante años a un gran número de alumnos muy interesados por la cultura del Antiguo Egipto, surgió el reto de diseñar y desarrollar unos estudios de Egiptología de ciclo superior equiparables a los másteres y doctorados impartidos en otros países europeos, inexistentes en el nuestro. Por tanto, la Escuela de Egiptología nació en el año 2000 como el primer centro privado de enseñanza egiptológica superior en España, otorgando un Diploma y un Máster en Lengua, Historia y Cultura del Antiguo Egipto. En estos estudios, el profesor-tutor es una pieza fundamental, ya que examina con el candidato todas sus circunstancias y le propone un plan de estudios individualizado. Finalmente, es él quien indica cuándo un alumno puede presentarse a los exámenes de diversas materias.


Los estudiantes tienen acceso al fondo documental depositado en la Biblioteca de la Fundación Arqueológica Clos y pueden aproximarse al estudio directo de los objetos arqueológicos que configuran el fondo del Museo Egipcio de Barcelona. La formación se completa con un viaje a Egipto al final de cada ciclo. Además, las promociones que ya han finalizado sus estudios en la Escuela cuentan con una actividad específica bajo el formato de Seminarios de Estudios Avanzados, cursos específicos de grado superior impartidos por especialistas reconocidos internacionalmente. Tradicionalmente, se cuenta con la presencia del Presidente de la Generalitat de Catalunya en los actos de entrega de los títulos de Diploma y Máster, lo que brinda un reconocimiento relevante a la Escuela de Egiptología.

Proyectos de Investigación

El compromiso de la Fundación Arqueológica Clos – Museo Egipto de Barcelona con el arte y la cultura antigua ha permitido que se desarrolle una tarea de investigación de forma paralela al resto de propuestas. Dentro de todos los trabajos, cabe destacar el de investigación y restauración de piezas del museo, cuyos resultados suelen estar publicados en monografías o revistas especializadas. De entre todos los proyectos, el más significativo es el estudio interdisciplinar realizado a la momia romana conocida como “La dama de Kemet”. El trabajo se inició el año 1998 bajo la dirección del Doctor Félix Escalas (Hospital Quirón Barcelona) y tuvo continuidad en 2004 bajo la dirección del Dr. Albert Isidro (Hospital Universitario Sagrat Cor).



Los objetivos de ambos estudios eran evaluar la salud y las causas de la muerte de “La Dama de Kemet”, así como obtener el ADN mitocondrial. A partir de la Tomografía Axial Coputarizada (TAC), el doctor Wesly Neville, especialista en medicina forense de losEE.UU., realizó la reconstrucción facial de “La Dama de Kemet”. Con ello se demostró la relación entre el retrato del personaje (colocado sobre la cabeza de la momia) y los restos humanos conservados. Además, se pudo conocer que la dama tenía unos 15-16 años en el momento de su muerte, edad que correspondería a una mujer recién casada. Medía unos 160 cm y su estructura era esbelta, de rasgos finos. Fue momificada de forma sofisticada para la época en que vivió, como se aprecia por la técnica empleada y la decoración del recubrimiento de estuco. Por ello podemos deducir que perteneció a una clase correspondiente a la alta burguesía.

El proyecto de la “Dama de Kemet” no ha sido, sin embargo, el único. En febrero del 2003, el Museo Egipci de Barcelona restauró la mortaja de un egipcio llamado Bes, permitiendo la recuperación de una obra que prácticamente podría haberse dado por perdida. El fragmento de mortaja se haya incompleto, en un formato equiparable al de una “L” invertida - cuando en origen debería haber tenido forma rectangular. El elemento central es la figura del difunto osirizado, una imagen que estuvo flanqueada por dos registros verticales delimitados por líneas negras, que contienen jeroglíficos pintados también en negro. Por tanto, la posible propuesta de restitución pasaría por seguir el criterio de que predominaba la composición simétrica de los elementos representados en la mortaja.

Otro proyecto fue el trabajo de apertura y restauración-conservación del Papiro de la Dama Bary, el cual estuvo a cargo de Doménech Palau y Tana Andrades. Estos lograron obtener un largo fragmento de papiro (unos 4 metros) a partir de tres gruesas piezas de papiro enrollado, que fue el estado en el que ingresó en el Museo Egipcio de Barcelona en el año 2002. A partir de ahí, fue posible determinar el nombre de su propietaria, una señora llamada Bary, y la reconstrucción hipotética de la pieza. Se trataba del capítulo 168B del Libro de los Muertos, un fragmento de excepcional rareza ya que no está integrado en las cuatro secciones en las que se agrupan los casi 200 capítulos que componen el elenco completo del Libro de los Muertos.




Información para el visitante

Fundación Arqueológica Clos, Museu Egipci de Barcelona. C/ Valéncia, nº 284 (08007, Barcelona). Tel: 93 488 01 88 - fax: 93 487 80 60.

Museu Egipci de Barcelona


Localización


Horarios

Horario de invierno: (7/01-21/06) y del (12/09-30/11) De lunes a viernes de 10:00 horas a 14:00horas y de 16:00 horas a 20:00 horas. Sábados de 10:00 horas a 20:00 horas. Domingos de 10:00 horas a 14:00 horas.

(Navidad 1/12- 5/01) De lunes a sábado de 10:00 horas a 20:00 horas. Domingos de 10:00 horas a 14:00 horas.

Horario de verano: (22/06- 11/09) De lunes a sábado de 10:00 horas a 20:00 horas. Domingos de 10:00 horas a 14:00 horas.

Semana Santa y Festivos: De lunes a sábado de 10:00 horas a 20:00 horas. Domingos de 10:00 horas a 14:00 horas.

Cerrado los días: 1 y 6 de enero, 25 y 26 de diciembre.

Visitas comentadas gratuitas: Se ofrecen visitas comentadas gratuitas con el precio de la entrada a la exposición permanente todos los sábados a las 11:00 horas (catalán) y a las 17:00 horas (castellano).

Entradas para grupos: Precios especiales para grupos y visitas guiadas. Preguntar en oficinas o bien en visites@museuegipci.com. Se considera grupo un mínimo de 10 personas y se realizará un único pago para todo el grupo.

Precios

Entrada general: 11€ (Entrada combinada a la colección permanente y a la exposición temporal, en caso que haya), entrada reducida: 8€ (Estudiantes, guías oficiales de turismo, parados, familias numerosas y monoparentales, Carnet Jove, carnet docente, mayores de 65 años y niños entre 5 y 15 años. Será necesario acreditar la condición aducida) y entrada combinada: 12€ (Entrada combinada al Museo Egipcio de Barcelona y al Museo de Culturas del Mundo de Barcelona. Permite una visita a cada uno de los dos museos con la adquisición de una única entrada. La vigencia para validar el acceso es de tres meses a partir de la fecha de adquisición).

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line



Exposición temporal: Animales sagrados del Antiguo Egipto (Museo Egipcio de Barcelona). Del 22 de febrero al 30 de septiembre de 2017.