Novedades editoriales

27 de enero de 2019

El Gran Museo Egipcio ya está completado en un 88%


El Gran Museo Egipcio (GEM) ya ha completado un 88% de su proyecto de construcción y ha trasladado con éxito más de 46.000 de las 50.000 piezas arqueológicas que expondrá en sus salas, que se espera pueda abrir al público el próximo año.

"Ahora mismo estamos en la fase en la que la construcción del proyecto se ha completado en un 88% y más de 46.000 piezas han llegado con éxito al centro de conservación del museo", aseguró hoy el director general del GEM, Tarek Tawfik en una entrevista con Efe.

"En los próximos meses vamos a empezar con la fase de sincronización entre el edificio y las piezas", añadió Tawfik en referencia al proceso de presentación de los más de 50.000 objetos que se exhibirán en un espacio de 480.000 metros cuadrados.

El director del Gran Museo Egipcio, una edificación a apenas un par de kilómetros de las pirámides de Guiza, dijo que de estas 46.000 piezas, "más de 40.000 han pasado ya los procesos de conservación, restauración y ya están listos para exhibir".

La exposición incluirá 20.000 piezas que jamás han sido expuestas al público por falta de espacio en otras salas o de condiciones para ser mostradas.

El GEM tendrá como una de sus mayores joyas la colección de restos de Tutankamón, faraón que ya cuenta con su espacio en el que será uno de los museos más grandes del mundo.

"Las galerías de Tutankamón ya están listas y las vitrinas, que se están produciendo en Italia y Alemania, ya nos están llegando", explicó Tawfik.

El Gran Museo Egipcio exhibirá las más de 5.400 piezas descubiertas en la tumba del faraón por el arqueólogo británico Howard Carter en 1922.

Hasta ahora, la máscara, las sandalias, las joyas o el único trono de oro que se conserva del Antiguo Egipto, perteneciente al faraón niño, estaban desperdigados por los almacenes del Museo Egipcio de la plaza cairota de Tahrir y el de Luxor.

Todas estas reliquias se exhibirán en un único espacio dividido en galerías que, según Tawfik, permitirán al visitante "tener una fotografía completa de la vida, el sufrimiento y el drama durante la época de Tutankamón".

Aunque Tutankamón es el principal aliciente que los turistas tienen para visitar el museo, Tawfik se muestra convencido de que el tesoro del faraón no minimizará el resto de piezas.

"El Gran Museo no se parece a ningún otro. Aporta galerías interconectadas cronológicamente para que el visitante navegue por toda la historia del Antiguo Egipto", aseguró.

Por esta razón, Tawfik explicó que no solo los turistas disfrutarán viajando por el tiempo.

"Este museo es un regalo para la comunidad arqueológica y una fiesta para los egiptólogos", sentenció.

El GEM nació con la idea de darle una nueva vida al patrimonio arqueológico egipcio y su construcción comenzó en 2002.

Desde entonces, la apertura al público se pospuso en varias ocasiones por las dificultades que supone levantar esta construcción en el desierto y asegurar que no haya reliquias debajo, un proceso de retirada de miles de toneladas de arena que ocupó en sí diez años, según el propio Tawfik.

El museo también ha tenido que afrontar un aumento también del costo, que asciende a 1.100 millones de dólares y que ha sido subsidiado en gran parte por el Gobierno de Japón, quien, hasta la fecha ha destinado dos préstamos de alrededor de 450 millones de dólares cada uno para la finalización del proyecto.

"Estos dos préstamos japoneses y la aportación del Gobierno egipcio es suficiente para completar el proyecto. Ya no tenemos un reto financiero para acabar el museo", manifestó Tawfik.

Artículo: EFE.

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line