Novedades editoriales

22 de junio de 2013

Alejandro Jiménez Serrano: "Hacía un siglo que no se encontraba en Egipto una tumba intacta como la de Qubbet el-Hawa"


El director de la excavación en Asuán explica cómo se abrió la cámara funeraria de 4000 años de antigüedad, con sorpresa incluida, y anuncia que han hallado otro enterramiento inviolado aún cerrado | El egiptólogo mediará en un caso de expolio entre saqueadores y el servicio de antigüedades para lograr recuperar lo extraído de una tumba hasta ahora desconocida.

“Nadie quería perderse el momento: se iba a presenciar la apertura de una cámara intacta que no ha visto la luz desde hace casi 4000 años”. Esta frase podría pertenecer al diario de excavación de Howard Carter momentos antes de penetrar a la sala sepulcral de Tutankamón, pero en realidad corresponde al blog de la misión de la Universidad de Jaén en Qubbet el-Hawa, una necrópolis de nobles de Elefantina, frente a Asuán.

“Esta provincia, frontera entre el antiguo Egipto y Nubia jugó un papel vital”, explica el director de la excavación, Alejandro Jiménez Serrano, tanto desde un punto de vista “comercial, diplomático como religioso”, detalla. Ahora, sus gobernantes empiezan a emerger de las profundidades del desierto. Es el caso del personaje que el equipo jienense acaba de descubrir en su cámara sepulcral intacta.

-No fue fácil abrirla...

-Fue descubierta en 2010, pero no podíamos tener acceso a la cámara, teníamos que excavar todo lo que había delante de la puerta.

-Y una vez acabado el trabajo, ¿con qué se encontraron?

-Con una puerta sellada con dos grandes losas de piedra. La superior, de unos 40 centímetros por un metro; y la inferior, de unos 70 u 80 centímetros por un metro. Costó bastante retirarlas porque estaban unidas con un mortero bastante fuerte.

-¿Qué ocultaban las losas?

-Una cámara relativamente pequeña, solo cabía el enterramiento de un individuo. Tiene cerca de tres metros de largo, 1,20 de altura y un metro de anchura. No es muy grande, pero tiene la peculiaridad que es el primero de este tipo del reino medio que se encuentra intacta desde hace más de un siglo.

-¿Y vio “cosas maravillosas” como Howard Carter?

-(Ríe). Lo primero que sentí fue un fuerte olor a madera que provenía de un ataúd de cedro, que se conserva perfectamente con unos jeroglíficos pintados de azul de una factura magnífica, con las fórmulas habituales y con uno de los grandes misterios que nos rodeó...

-Cuente...

-En el ataúd de cedro había un espacio en blanco donde debía ir el nombre de la difunta, porque las inscripciones hacían referencia a una mujer. Nos extrañó, pero salimos de dudas gracias a los restos de otra caja, la exterior, que era de otro tipo de madera y que estaba prácticamente destruida por las termitas. En una inscripción que se pudo recuperar se mencionaba que en realidad no era una difunta, sino un difunto.

-¡Vaya lío!

-Nos produjo un dilema: ¿ante qué estamos, un hombre o una mujer? Solo al analizar la momia pudimos confirmar que se trataba de un hombre.

-¿Por qué esta confusión?

-Probablemente porque el hombre, de unos 25-26 años, robusto y sin señales de afecciones continuas, falleció de repente, sin tener preparado el ajuar. Su familia, gobernante de Elefantina, lo tenía que enterrar de acuerdo con su rango y eso implicaba un ataúd de cedro, una madera importada del líbano, y tuvieron que utilizar el que tenían guardado para algún miembro femenino de la familia.

-El de la abuela, vaya.

-Hablando en plata, sí. (Ríe). No le pusieron nombre porque los adjetivos eran en femenino y no tenía sentido poner un nombre masculino. En el otro ataúd que recubría el de cedro, sí se indicó que era un hombre.

-¿Le llamó la atención alguna cosa?

-Sí. Las momias de esa época se solían enterrar con un reposacabezas. Uno de los elementos que confirma el enterramiento o la muerte precipitada del personaje es que la cabeza de la momia descansaba sobre un pequeño frasco de piedra que contuvo ungüentos.

-¿Y no podían haberle puesto el reposacabezas que utilizaba en casa?

-Bueno, es que esta es otra de la cuestiones. Parece que los egipcios no utilizaban el reposacabezas.

-No me extraña, con lo incómodo que parece...

-Según me han comentado, hay gente en pueblos de África que sí duermen con eso. Hay un debate sobre si se utilizaba o no. Yo personalmente creo que no. En ese momento, enterraban las momias decúbito lateral. Si el cuerpo está rígido, la cabeza queda en una posición inestable porque no tiene apoyo, y el reposacabezas serviría para dar apoyo a la cabeza.

-¿Se le ha hecho la autopsia?

-Se le ha hecho un examen preliminar y que nos ha confirmado el sexo y la edad. No se ha continuado porque lleva máscara y esperamos que contenga una banda en que se mencione su nombre y sus títulos.

-¿No se sabe si era el gobernador de Elefantina?

-Conocemos un título, pero no voy a decir más... Tenemos una hipótesis, que estamos trabajando, que se trata de un gobernador de Elefantina, pero hay que confirmarlo.

-¿Había ajuar funerario?

-No, salvo un par de botellitas de perfume. Nada.

-¿No es raro que se enterrara sin ajuar?

-Sí, es raro, pero tenemos que pensar que estaba dentro de un complejo funerario junto a varios miembros de su familia y se realizaban las ofrendas para todos. Además, su muerte debió ser tan repentina como su entierro.

-Eso de descubrir una tumba y no poder acceder a ella en tres años requiere mucha paciencia y autocontrol...

-No es la primera cámara intacta que hemos descubierto, es la primera que hacemos público.

-Ah... ¿Y las otras, entonces?

-(Ríe). No estaba en tan buen estado de conservación... Contenía el cuerpo seguramente de un familiar muy cercano del que ahora hemos encontrado, quizás un hermanastro. La tercera cámara intacta que tenemos, la abriremos el año que viene.

-¡Hay otra por abrir!

-Y quedan más. La zona del enterramiento principal fue reutilizada en época posterior. El pozo se volvió a cerrar. No podemos determinar la importancia del sujeto enterrado, pero se tomaron muchas molestias para limpiar el pozo y volverlo a colmatar de escombros. Esperamos que haya alguien relevante.

-¿Y ya se puede contener y no ir mañana mismo a excavar?

-Sabemos hacerlo bien ¿Por qué correr? Los museos están llenos de objetos bonitos. Estoy harto de objetos bonitos, lo que quiero es que me den información.

-¿Qué información espera obtener de la tumba que acaban de presentar?

-Lo primero, por primera vez nos estamos encontrando cara a cara con los que gobernaron Asuán hace 4000 años. Los vamos a poder comparar con las estatuas que se conservan de esta familia de gobernadores en un cercano templo de Elefantina. Tenemos entre manos un análisis de carácter étnico que nos va a confirmar que la población de Elefantina de este momento era muy similar a la que podemos encontrar ahora, con diferentes tipos raciales, y esto se traslada a la élite dirigente. Y hasta aquí puedo leer.

-¿Estaríamos hablando de dirigentes nubios?

-Es posible (Ríe). Tenemos un poquito de todo. Siempre se ha visto que los gobernantes egipcios eran miembros de la etnia egipcia, pero nunca se ha considerado que tuvieran otro componente étnico. Son elementos que están apareciendo y que tenemos que estudiar en detalle.

-¿Se están encontrando muchas cámaras funerarias intactas en Egipto?

-Siempre se encuentran tumbas intactas, la cuestión es de quién es. De alto rango social, como el que estamos teniendo la suerte de encontrar, hace bastante tiempo que no se encuentra ninguna. Suelen hallarse en cementerios grandes, pero no en centros provinciales.

-El antiguo ministro de antigüedades, Zahi Hawass, acaba de reaparecer afirmando que la pirámide de Keops pude tener una cámara secreta y que incluso podría encontrarse la tumba del faraón...

-(Risas)

-Se ríe…

-(Sigue riendo). No he trabajado en la pirámide de Keops. No seré yo quien diga que no es posible, pero me extrañaría, aunque me alegraría que fuese así.

-¿Hay un antes y un después en Egipto después de Hawass?

-Sí, para bien y para mal. Trató de hacer cosas muy positivas para el patrimonio egipcio, pero también cometió errores debido a su fuerte personalidad y afán de controlarlo todo de primera mano. Ahora, la situación, como reflejo de la inestabilidad política, está bastante deteriorada y ello está provocando saqueos. No significa que haya más inseguridad ciudadana que la que pueda haber en las grandes ciudades europeas...

-¿La inseguridad está en los monumentos?

-Sí, desgraciadamente la imagen de la policía se ha deteriorado tanto que no tiene autoridad moral ni capacidad como para frenar el pillaje y el saqueo en algunos sitios arqueológicos.

-¿Ha tenido conocimiento de algún saqueo o expolio?

-Desgraciadamente, sí. A un kilómetro de la necrópolis donde estamos trabajando se ha descubierto un cementerio con una tumba con unas pinturas increíbles. A finales del mes de abril, los saqueadores entraron en una tumba que se desconocía y la han saqueado. Los inspectores del servicio de antigüedades no pueden acceder a la zona porque la población amenaza a las autoridades. La situación es un poco caótica.

-¿Toda la población está implicada en el saqueo?

-Se mezclan muchas cuestiones, desde la propiedad de las tierras donde se encuentran las tumbas hasta cuestiones de minoría raciales, están implicados nubios. Los saqueadores tienen el deseo de ser compensados por haber “descubierto” nuevas tumbas, quieren parte del pastel. Los saqueadores son la misma comunidad y quiere ser compensada de alguna forma. Es muy complejo.

-...

Dentro de dos semanas voy para allá para mediar entre la gente de esta aldea, donde habitualmente residimos, con el servicio de antigüedades. Si podemos ayudar, bien, pero no creo que podamos hacer mucho más de lo que han intentado hacer los egipcios.

-¿El Gobierno actual tiene voluntad de preservar el legado del antiguo Egipto?

-Sí que hay voluntad, el problema es la falta de capacidad de la policía de actuar. Ha perdido todo su respeto por parte de la población. Hay un vacío de poder que aprovechan ciertas personas para traficar con las antigüedades.

-¿En este momento es fácil traficar con las antigüedades?

-No lo sé y prefiero no saberlo porque me indignaría bastante.

-¿Teme por su misión?

-No, porque el ministerio de antigüedades no tiene ninguna capacidad para llevar a cabo ninguna excavación arqueológica, ninguna labor de conservación o consolidación importante, no tiene fondos. Los extranjeros somos los únicos que podemos ayudar y llevar a cabo este tipo de acciones. Seríamos los únicos que podríamos documentar, siempre en colaboración con las autoridades egipcias, lo que están descubriendo los saqueadores. Tenemos esa capacidad económica.

-¿Ha habido saqueos en Qubbet el-Hawa?

-No porque el yacimiento está vigilado. Ha habido intentos que han sido parados. Los saqueos se están produciendo en zonas donde no se habían descubierto restos arqueológicos anteriores.

-En Saqqara han habido saqueos...

-Sí, y en Abusir. Lo que pasa es que Saqqara y Abusir son cementerios de decenas de kilómetros, es muy difícil controlarlos. El nuevo ministro de antigüedades está tomando medidas para que los guardianes puedan ir armados.

-¿Están en peligro las antigüedades?

-Sí, sí, en comparación con antes de la revolución. Pero el expolio también se produce en nuestra desarrollada España, donde es peor porque las mafias están perfectamente organizadas. En Egipto son un poco amateurs.

-Extremistas islamistas han lanzado consignas contra los monumentos del antiguo Egipto...

-Es posible que sí, que puedan estar en riesgo. Los famosos siempre van a estar protegidos, mientras que los que están fuera del circuito turístico serán los que puedan sufrir más las consecuencias del vandalismo de los aprensivos.

-Las propias pirámides sufrieron falta de vigilancia...

-Sí, sí. Pero esto ya ha cambiado. Egipto es así.

-Su misión arqueológica se ha visto afectado por la denegación de ayudas estatales...

-He sido una víctima, lo que me ha obligado a acabar la última campaña con dinero de mi propio bolsillo.

-¿Y el año que viene, qué?

-Estamos buscando desesperadamente un patrocinador privado y seguimos trabajando con la esperanza de continuar con nuestro trabajo en 2014.

-Si no, no sabremos lo que esconde el pozo...

-Los egipcios tendrán que aceptar proposiciones de instituciones académicas extranjeras con más recursos y que desean trabajar en nuestro yacimiento donde ahora tenemos la exclusividad.

-España perdería un proyecto de investigación...

-Si España pierde Qubbet el-Hawa perderá uno de los mejores yacimientos del antiguo Egipto y uno de los que tienen más potencialidad arqueológica. Ahora mismo solo conocemos la punta del iceberg.

-¿Y qué sueña descubrir?

-(Ríe) Seré sincero. Mi sueño es descubrir una biografía de un gobernador. Sería escribir un capitulo importante en la historia de Egipto. Con eso me retiro.

Artículo: Sílvia Colomé.

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line



Exposición temporal: Egitto. La straordinaria scoperta del Faraone Amenofi II (Museo delle Culture, Milano). Del 13 de septiembre de 2017 al 7 de enero de 2018.