Novedades editoriales

26 de marzo de 2018

Los Ángeles acoge una exposición con más de 150 objetos de la tumba de Tutankamón


Los Ángeles acoge desde este sábado en el California Science Center la exposición "King Tut: Treasures of the Golden Pharaoh", una muestra que presenta más de 150 objetos reales relacionados con el faraón Tutankamón en conmemoración del centenario del descubrimiento de su tumba.

La muestra, que estará en la ciudad californiana hasta enero de 2019, presenta la mayor colección de artículos procedentes de la tumba del "faraón niño" que se haya exhibido de forma pública fuera de Egipto.

De hecho, el 40 por ciento de esos artefactos han salido por primera vez de tierras egipcias para esta ocasión y será la última vez que lo hagan antes de que regresen definitivamente al Gran Museo Egipcio, actualmente en construcción, para ser parte de una muestra permanente.

"Hay piezas que el mismo Howard Carter, quien descubrió la tumba en 1922, puso en vitrinas en el Museo de El Cairo y nunca habían sido abiertas", explicó a Efe Andrés Numhauser, director del proyecto.

"La exposición presenta una combinación de la maravilla de los objetos con la tecnología de hoy. Es una experiencia única para el visitante", agregó el responsable de contenido de la exposición, que destacó la inclusión de visualizaciones en 3D, contenido digital, proyecciones en 360 grados y una visita guiada en varios idiomas, incluido el español

Egipto lleva una década construyendo ese Gran Museo en Giza, a las afueras de El Cairo, que dispondrá de más de 7.000 metros cuadrados dedicados exclusivamente a los tesoros de Tutankamón, cuyas posesiones nunca más saldrán del país, según quedó establecido por ley.

"El objetivo de esta exposición es recaudar fondos para terminar la construcción del museo", señaló Numhauser.

Los organizadores se han puesto como objetivo que la muestra sea vista por más de un millón de personas. Para atraer al público hispano, las informaciones que acompañan a cada pieza vienen detalladas tanto en inglés como en español.

Como principal reclamo destaca el célebre ataúd del faraón, envuelto con ocho bandas de oro ornamentadas e incrustaciones de cornalina, lapislázuli y vidrio, que formaban una serie de jeroglíficos y sortilegios mágicos de protección.

Pero, a juicio de Numhauser, son especialmente espectaculares la figura del Guardián de la cámara funeraria, vistiendo el tocado de Nemes, y el arco y las flechas que usó Tutankamón para cazar.

"La gente va a poder apreciar su impresionante nivel de detalle. Muchos de los objetos de la tumba representan elementos para ayudar al faraón en su viaje al Más Allá, pero ese arco fue realmente usado por él. Es algo realmente especial", manifestó.

Los visitantes aprenderán también cómo los análisis científicos realizados sobre la momia de más de 3.000 años revelaron nueva información sobre su salud y su linaje, y cómo la tecnología está ayudando en el descubrimiento de nuevas tumbas.

La exposición se centra en el viaje de Tutankamón desde su muerte hasta encontrar su lugar en el más allá, un proceso místico a través del inframundo donde cada objeto de la exposición fue empleado con una misión particular para ayudar al faraón en su recorrido.

Según los antiguos egipcios, el hombre muere dos veces. Primero, cuando el alma abandona su cuerpo. Y una segunda vez tras la muerte de la última persona que haya mencionado su nombre.

"En la historia, el papel de Tutankamón como faraón fue muy insignificante. Gobernó diez años (1336-1326 A.C.) y su nombre había sido borrado de la historia, pero la fascinación por él comienza con el descubrimiento de su tumba. Surgió esa fascinación por el oro, la máscara y el hecho de haber sido la única tumba descubierta de forma intacta", explicó Numhauser.

"Capturó el corazón del mundo. Nuestro trabajo es intentar que su nombre viva para siempre", señaló.

La exposición, tras su paso por Los Ángeles, viajará a Europa a una serie de ciudades aún por determinar.

Artículo: Antonio Martín Guirado.

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line



Exposición temporal: Pasión por el Egipto faraónico (Museo Egipcio de Barcelona). Del 12 de julio al 31 de diciembre de 2018.