Novedades editoriales

27 de enero de 2017

“Aún abriremos más tumbas en el Valle de los Reyes”


En plena vorágine de Fitur, la Feria de Turismo de Madrid en la que los actos promocionales de los países visitantes se suceden a velocidad de vértigo, destaca la predisposición mostrada por el ministro de turismo de Egipto para ser entervistado. Su voluntad por cumplir la agenda y cuidar al detalle el encuentro con el periodista denota la urgencia e interés del país por desterrar los fantasmas del terrorismo que han alejado al turismo internacional de sus monumentos y pirámides.

“En esas estamos”, reconoce Mohamed Yehia Rashed. “Nuestra prioridad es recuperar el volumen de visitas perdido por los años de turbulencias políticas y ataques terroristas vividos desde 2010. La industria turística egipcia es vital para la economía del país. Pero, por suerte, el interés turístico por Egipto sigue intacto”, insiste Yehia. “Para ello debemos trabajar tanto en los mercados tradicionales como en los emergentes. Son objetivos ambiciosos, hablamos de doblar las visitas del año pasado y recuperar los 10 millones de visitantes”.

En ese sentido el ministro desgrana los flancos a atacar: “La aproximación tradicional sigue siendo válida y seguimos trabajando en ella mediante una estrategia de contacto cotidiano. Pero también se le ha sumado una aproximación basada en la tecnología, en los conocidos como e-channels, desde el marketing digital hasta el e-commerce. Y en eso llevamos trabajando ya un tiempo. En depurar, perfeccionar e interrelacionar estas herramientas para empezar a recuperar las cifras de hace unos años”. “De hecho ya existen algunos indicadores que lo confirman, especialmente en la segunda mitad de 2016 en la que hemos registrado importantes resultados”, reconoce con esperanza.

Rusia, Alemania e Inglaterra son los principales caladeros en los que pescar. Según los datos del estudio BBVA Research, cerca de 11 millones de sus turistas cambiaron destinos como Túnez, Egipto o Turquía por otros más ‘controlados’ como España tras el estallido de las revueltas de la Primavera Árabe. De ahí que la palabra ‘seguridad’ sea de las que más veces pronuncie el ministro durante la entrevista.

“La situación está totalmente controlada. Hemos instalado nuevo equipamiento en los aeropuertos que otorgan un enfoque vanguardista y tecnológico a la seguridad”, dice el ministro Yehia, que habla de un “gasto significativo que también incluye un programa de especialización de Fuerzas de seguridad específicas para zonas turísticas y complejos hoteleros, así como la instalación de videocámaras en las carreteras”.

¿Cómo espera Egipto reactivar el turismo en las zonas amenazadas y atacadas por grupos terroristas, como las legendarias pirámides o la península del Sinaí? “Ese no es el principal problema”, corta de raíz Yehia para ahuyentar cualquier fantasma. “Porque las zonas en las que el Ejército está combatiendo el terrorismo están lejos, muy lejos de las áreas turísticas. De hecho, me gustaría recalcar que lo que estamos haciendo ahora beneficia directamente a la seguridad europea. Erradicar la violencia, como se ha hecho en estas grandes áreas de terreno, ha servido para expulsar a los terroristas y alejarlos de cualquier acceso al Mediterráneo y de un hipotético salto a Europa. Lo que los europeos deben entender es que Egipto trabaja por el bienestar del viejo continente con un interés común. ¿Y puede el mundo quedarse al margen de un destino como Egipto?”.

Cabe destacar que la gran beneficiada del descenso de viajeros en Egipto ha sido España. Tan es así que el Ministerio de Turismo español debe temer que el resurgir de Egipto haga caer las espectaculares cifras de los últimos años. “Desde luego que no hay nada que temer”, se apresura a matizar el ministro Yehia, quien al acabar la entrevista tiene agendados varios encuentros con turoperadores y organismos oficiales nacionales. “No somos competidores, España tiene el sol y Egipto los mayores tesoros de la Humanidad. Es por eso que es más correcto pensar que se trata de destinos complementarios, ya que el turista puede visitar dos o tres días España y disfrutar de sus playas y sus costas para al día siguiente pasar a Egipto. En ese sentido se enmarca nuestra intención de aumentar las conexiones aéreas actuales entre El Cairo y las diferentes ciudades tradicionales de origen, entre ellas Madrid. Y estaríamos encantados en combinar ofertas dirigidas a los turistas de Latinoamérica”.

“Entre las ofertas turísticas para este 2017”, prosigue el ministro de turismo, “destacan paquetes de aventura y destinos específicos para amantes del buceo y del windsurf como Ras Sudr, Dahab o El Gouna. Pero no hay que perder de vista que Egipto es el primer destino turístico cultural. Lo que Egipto puede ofrecer no lo puede ofrecer nadie más. Por eso insistimos en compartir paquetes vacacionales con España o incluso con Francia”.

Egipto tiene mucho terreno por recuperar, de ahí que el ministro encadene, casi sin aliento, las virtudes de su país como destino turístico. No hay tiempo que perder, como demuestra el hecho de que el Gobierno haya reabierto al público las tumbas del faraón Seti I y la reina Nefertari –“una medida drástica” que sus responsables justifican por la caída de ingresos tras la espantada turística– para ampliar la oferta monumental de los sitios arqueológicos de la ciudad de Luxor. “Y están por venir otras muchas aperturas, abriremos aún más tumbas en el Valle de los Reyes, que irá detallado próximamente el ministerio de Antigüedades”. “Egipto está de vuelta al negocio”, sentencia sonriente.

Por si el descenso de turistas no fuera suficiente, los amantes de lo ajeno aprovecharon los tumultos y las revueltas de la Primavera Árabe para saquear numerosos yacimientos y museos de la capital. Se calcula que el botín asciende a 4.000 piezas. “Afortunadamente las leyes están a nuestro favor, el Gobierno lleva años trabajando con los servicios de aduanas de todo el mundo, así como con diversos organismos internacionales encargados de la preservación del patrimonio histórico. Así han sido recuperadas varios cientos. Y detrás vendrán el resto”.

¿Y el busto de Nefertiti, exhibido en el Neues Museum de Berlín y reclamado desde hace años al gobierno alemán? “Pues más de lo mismo, de nuevo la Unesco y la cooperación internacional han entendido que el robo de algunas de estas piezas son actos criminales. Y nadie quiere vivir en un mundo que permita la sustracción y venta de antigüedades a un tercero. Por lo que habrá que esperar a la ejecución de las leyes que marcan las Naciones Unidas”.

Artículo: Asier Martiarena.

Revista Egiptología 2.0


Curso on-line



Exposición temporal: Animales sagrados del Antiguo Egipto (Museo Egipcio de Barcelona). Del 22 de febrero al 30 de septiembre de 2017.